Follow by Email

viernes, 23 de junio de 2017

España



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

En la Corrida de la Cultura, con el Pirulí doblándose de calor como una vela de cera, Morante de la Puebla brindó un “cuvillo” en Las Ventas al tabú de la Transición, Antonio García-Trevijano:

Al hombre más inteligente que he conocido. ¡Viva España! –dijo. Y lanzó la montera.

El “cuvillo” salió cultural y galbanoso y, al final de la “sinfaena”, Trevijano devolvió a Morante la montera con un billete de mil pesetas dentro y este brindis:

¡Por la tradición!

En éstas, un alguacil refrescó al diestro que quien presidía la Corrida de la Cultura era el ministro del ramo, el señor De Vigo, quien debía de tener ya la cabeza, el hombre, en las propuestas de los Museos madrileños sobre la identidad sexual (“¡el hecho diferencial!”) para el D-Day del Orgullo Gay.

El alguacil creía indicado brindarle al ministro una fierecilla de El Grullo, la finca donde chozpan los “cuvillos”, mas no hubo tal, con lo que el de Morante a Trevijano hubiera sido el último brindis de un bohemio (ay, José Alfredo Jiménez) en la plaza de Las Ventas del Espíritu Santo, que la Autoridad, un tal Garrido, iba a cerrar como para ensayar con los taurinos de Madrid el 155 que Alfonso Guerra pide para los sediciosos de Cataluña, que ahora consideran separarse, en vez de con un referéndum, con una acampada.

Quechuas por votos, y ahí quiero ver a los juristas del TC, que tampoco parecen muy schmittianos, como Mariano, quien por nada del mundo quiere ser el soberano, es decir, “quien decide el estado de excepción”.

El marianismo huye del decisionismo de Schmitt por si algún lector de Manolo Rivas, el schmittólogo del Consenso, le dice fascista, y gobierna la situación catalana como los padres de Jardiel la conversación matrimonial: pasándole papelitos al mayordomo, que es el TC. Así, la imaginación de los sediciosos se extravía, y en vez de interiorizar que una nación sólo se rompe por guerra civil, juegan a romperla levantando quechuas en la Ciudadela.

España, tradición y modernidad.