Follow by Email

viernes, 23 de junio de 2017

A vueltas con la Mezquita. Los cuatro sabios de Córdoba

La mezquita
Siglo VIII

La mezquita municipal
Cada mayo

El Chisgarabís Mayor (Zaragoza) del Reino

Franco, Solís y Mayor Zaragoza

Francisco Javier Gómez Izquierdo

    Habrá pocos alcaldes en el mundo tan inoportunos y con tan poco conocimiento como la socialista Ambrosio de Córdoba, pues empeñada en dar gusto a sus socios comunistas, no tiene mejor entretenimiento y mayor afán que echar a la Iglesia y sus católicos de la Mezquita. “...Es de los cordobeses...”, le dicen que diga, y como ella es la que representa -ingenua criatura- a los cordobeses tiene el gusto de invitar al Islam a orar en un  local que ha sido siempre ¿? del Ayuntamiento.
          
La alcaldesa Ambrosio estaba ayer eufórica tras formar, ¡por fin!,  una comisión ¿externa? y de prestigio que dictamine la titularidad de la Mezquita. La alcaldesa ha fichado, mejor le han fichado, a cuatro pozos del saber sin aguas ponzoñosas. ¿Cómo, si no, han de entenderse los conocimientos de Federico Mayor Zaragoza, la rutilante estrella de la alcaldesa, de cuyos méritos sería mezquindad dudar? El hombre fue condecorado hasta por Franco, aunque de tales méritos  no consta se haya pronunciado el Comisionado político de la Memoria Histórica. Si será sabio el hombre que tiene clarísima la solución al problema ¿?: Que los católicos y los musulmanes compartan el templo. No ha explicado si a la vez, a días alternos o unos de mañana y otros de tarde. No, si al final nos montan una Jerusalén a nada que nos descuidemos.

        ¿Y doña Carmen Calvo? La segunda sabia por orden jerárquico y de la que se esperan demoledores informes jurídicos que demuestren la ancestral titularidad del Ayuntamiento. Me entero que  doña Carmen la de Cabra es catedrática de Derecho Constitucional y tamaña revelación me aclara esa estupidez neosocialista de “nación de naciones” a la que la señora no ha puesto la  mínima objeción. Creo que durante la tarea encomendada no va a llamar a declarar a Fernando III, el rey burgalés que conquistó Córdoba y su mezquita para la Fe de Castilla, por considerarlo un imperialista  y además un machista. ¡Ah, doña Carmen, siempre cerca del poder para satisfacer sus ansias marimandónicas!

       Los otros dos expertos son medievalistas. Eso dicen. Uno fue concejal de Cultura con los socialistas en Pozoblanco y da clases, ¡madre mía, en qué lenguas educadoras andan nuestros hijos!, en la Universidad de Córdoba, y del otro pone el periódico que es crítico con la Reconquista en publicaciones que amparó Alfonso Guerra. Al parecer también da clases. En Huelva. Lo que no se sabe es si los dos medievalistas pertenecen a la corriente sanchista del PSOE. Viniendo con doña Carmen y teniendo en cuenta la hegemonía podemita en el Ayuntamiento, se entiende que sea lo más probable.
     
Como del negocio que han montado los galafates no se habla en ningún momento del precio (sueldos, dietas, peritos amigos,  material de conocidos, etc.) , uno  no puede dejar de mosquearse y agradecería tuvieran a bien informarnos en el próximo pleno municipal del montante a percibir por los cuatro sabios de Córdoba. Los cuatro sabios que demostrarán que los terrenos y la basílica de San Miguel que en el siglo VI se levantó en la diestra orilla del Guadalquivir eran propiedad del Ayuntamiento de la época. De un colega de doña Ambrosio.