Follow by Email

miércoles, 21 de junio de 2017

Dar con queso

San Pedro, patrón de Moncalvillo


El tuit de la policía nacional en Córdoba

Francisco Javier Gómez Izquierdo

         El actual jefe del PSOE anda emperrado en ayudar al pueblo sin que el pueblo se lo pida, pero creyéndose tan importante como el Santo que le dio nombre quiere hacer yunta con el jefe de Podemos y para el otoño fundar otro 29 de junio en el calendario laico por venir.
         
Cada vez que se me aparece el cerrilismo de estos extraños e inadaptados Pedro y Pablo, más cuenta me doy de mi falta de preparación para los modernos comportamientos. Me resulta incomprensible la desfachatez de la pareja llenando sus bocas de democracia “p’acá” y democracia “p’allá” sin pararse a contar los votos, que imagino es lo que procede en cada convocatoria electoral. Oiga, que la gente vota antes, o mejor, tiene menos miedo a los “corrutos” que a los profesores de la Complutense..., pues mire, igual la gente tiene razón. El caso es que el tal Pedro y el tal Pablo, totalmente desaforados, nos quieren tanto que no paran de gastar dinero público (en teoría nuestro) en busca de una solución que los lleve a mandar en España para que nuestras vidas mejoren. ¡Profesores los tíos!
       Me han venido a la magín estos dos perillanes cuando esta mañana, al salir de la mina, he visto a un pringado que en las últimas Navidades quiso dársela con queso a la Policía Nacional en el Sector Sur de Córdoba. Literalmente “con queso”.
  
 “Ya sabe, agente, los tranquimicines son para lo mío que estoy fatal de los nervios y no duermo, y el queso me lo ha dado a la salida del Mercadona un señora que no conozco para que se lo coman mis niños en estos días..” . Dentro del queso, del que en principio no había sospechas, se encontró un kilo de cocaína. ¿Qué traficante  confiaría tan valioso encargo a semejante criatura?, se preguntan aún en Comisaría. Y es que J. F. C. V. ya se estaba descartando del queso antes de que le preguntaran. Por consejo de su abogado J.F.C.V. se conformó ayer con tres años de condena en vez de los seis que pedía el fiscal y en el gremio de choros y maderos ha quedado ya para siempre como “el del queso”, mejorando categoría ha dejado de ser el simple de toda la vida, para alcanzar la categoría de simpático. La policía de Córdoba, la noche de Reyes del corriente, hizo un “tuit” que también quiso ser simpático advirtiendo que “no te la den con queso” con una fotografía de la comida de los niños, abierta. 
     
Al menos, J.F.C.V., agachó la cabeza cuando lo pillaron y asume su pena con esa característica sonrisa que delata a los culpables. Un servidor echa en falta que profesionales de las ciencias del comportamiento -haberlos, háylos- expliquen científicamente el sonreír delincuente. Yo soy un cateto, pero no hay telediario en el que no asomen rostros hipócritas que me dan el pálpito y me salga un “Huy ééééseee..”.  A la espera del choquetazo de los Pedros y Pablos malos he decidido quitarme unos días de “la caló” infernal (esto hay que vivirlo porque no se puede explicar) y honrar al San Pedro patrón de Burgos que seguro permitirá que duerma lo que necesito.