Follow by Email

viernes, 16 de junio de 2017

Curpillos

Curpillos
Burgos

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

El Curpillos, que se celebra hoy, es la fiesta burgalesa (única en el mundo) para quienes en Madrid ayer nos quedamos sin Corpus.

Aún veo a Gustavo Bueno contándole a Hughes en su última entrevista cómo la Iglesia la tomó con Galileo por el atomismo (¡no por el geocentrismo!), pues dificultaba el dogma de la transustanciación, y así desvió la atención con la astronomía, ya que temía más la negación del Corpus Christi, esencia del catolicismo.

Pero un día –se escandaliza Bueno– el ministro Ordóñez dejó de considerar el Corpus Christi como fiesta obligatoria. “Esto es la revolución”, pensé. ¡Y no se han dado ni cuenta!
En Burgos, hoy, se desfila en Las Huelgas (con el pendón arrebatado a Miramamolín en las Navas de Tolosa) y se baila en El Parral, mientras en Madrid todas las flores mediáticas son para el “corpus” de una Transición de la que hablamos como de otra Pepa (¡Pepa la del Popular!, si el Popular fue el banco de la Transición), jamona… y cuarentona.

El Renacimiento y la Reforma, recuerda mi ensayista, se jugaron entre humanistas (ahora periodistas) y frailes (ahora profesores) cuarentones.

¡La Transición de la Dictadura a la Democracia! –dicen periodistas y profesores (saltándose a Aristóteles y a Polibio, que tampoco importan a nadie) en TV.

Por tratarse de un caso único en la Historia, se llama “milagro”.

Del tabú de la dictadura al tótem de la democracia.

“Tótem y tabú” es una teoría de la transición desde la tribu simiesca a la comunidad humana. Según la teoría, esta transición se verifica a causa del pecado original de parricidio, a resultas del cual toda la comunidad queda vinculada por prohibiciones y sometida a la carga inconsciente de la culpa colectiva.
Estas cuatro líneas de Roger Scruton sobre el libro de Freud explican el relato oficial de la Santa Transición mejor que toda la propaganda mediática desatada para festejar aquella época-esquina de la Historia, absurda, incongruente y fantástica que puso un huevo y fue… la Movida.

Curpillos
Burgos