Follow by Email

domingo, 26 de febrero de 2017

Carnaval de Cádiz. Crónica de la Final Eterna


 Antonio Martín

 
Javier Gómez Fernández

Una vez al año, un irreductible grupo de enfermos nos reunimos en aquelarre para celebrar un maratón agotador de coplas y carnaval que, gracias al TrianaSú, duró 12 horas. 12 horas que, a priori y hasta el inmediato posteriori, fueron de las mejores Finales que se recuerdan. Una Final con Antonio Martín despidiéndose por propia voz. Una Final abierta en 3 de las 4 modalidades, que dejaba la imaginación bajar por Jabonería, desde la cena hasta las claritas del día. Para sortear el palabro spoiler, digamos que tras 12 horas, más que imaginación, hizo falta Jackass. O babucha dura.

Que el corista hacedor de musicales Rivero iba a ganar alguna vez, lo sabíamos. Que lo podía hacer este año, también. Que el preludio de su victoria significara que al Jurado comandado por el zurdo Téllez iba a premiar a dos musicales, y dos izquierdas, era un pensamiento maquiavélico que I refused a pensar. Pero sí, 6 años después, un coro que no lleve la P en su apellido de autoría ganó. “El mayor espectáculo del mundo”. El que nos faltaba todavía.

Bienvenido y su comparsa Irracionales. La también comparsa del Kichi

Que en chirigotas la sensación de que el Selu llevaba mochila, que a Manolo Santander era muy fácil no darle el Primero, y que la absoluta revelación de 2017 -la chirigota del muerto, Manué, los de Sevilla….- no había competido para el Jurado en al menos uno de los pases, se quedaba en el 0 Kelvin si tenemos en cuenta que Vera Luque llevaba una cohorte de marcianos rojos (Venezolanos, comunistas y “Rojos pero rojos, rojos…”) que todo sea dicho cupletean como nadie, y llevan desde sus dos grandes cajonazos en 2011 y 2012 sin quedarse fuera de la cita del Viernes. Así, se decidió el Jurado a darle el 1 a Vera, para no cortar la racha, dejando al genio de suegra cuarto, a No te vayas todavía tercero, y a Santander segundo. Y tan contentos.

No cabe la discusión de cuartetos, porque cuartetos de Cádi sólo había uno en concurso que no basara el repertorio en gritos, saltos y chistes de tuiter con el ingenio de tuiter. Y como Ángel Gago es el mejor, pues Primer premio y a otra cosa.

El Vera y sus marcianos bolivarianos
Campeones de una edición podémica como no soñaran los siglos

El problema viene, como siempre, en la pasión comparsista. Porque hay que saber lo que es una comparsa, lo que no lo es, y además saber diferenciarlo. Y si hay 5 personas que creen que por llevar al Falla a César el Mono cantando la música de Simba (por muy guapo que sea Jesús “César” Bienvenido), ya se han ahorrado ir a Gran Vía a ver el Musical del Postureo, pues además de equivocados, es que no tienen que ser Jurado del Carnaval. Porque lo de darle el 1 a Los Irracionales es casi como cuando Grecia ganó la Eurocopa, pero sin el gol de Charisteas. ¿Por qué no ganaron los Equilibristas? Porque quedaron cuartos. ¿Cómo es posible? Sólo cabe una explicación: que el Jurado forme parte de los prejubilados de Delphi. ¿Los Peregrinos terceros?¿La Eternidad detrás de los Apes? Voy a ver si Drexler tiene consulta, que tiene pacientes. Porque la Comparsa de Ares hizo el mejor pase de la final que se recuerda en mucho tiempo. Una delicia musical que volcó un teatro a las 8:20 a.m. A esa hora todo era alegría. Nervios maniqueos. Subiela vs Ares, 17 años después de la separación traumática. “Po Guadalupe ganó” era la broma a las 8:40. “En la Ciudad de Cádiz…”

En carnaval, como en casi todo, el mejor Jurado es el tiempo. El que decide lo que queda, y cómo se recuerdan los años. El Carnaval empieza ahora, en la calle, momento de acercarse a Cádiz y disfrutar de las agrupaciones. Porque sin importar lo que opinen Ripoll o Téllez, las coplas de Cádiz “no están en ningún museo, pero yo las tarareo Eternamente”.