Follow by Email

miércoles, 18 de noviembre de 2020

Sobre evidencias


Ernest Gellner

Ignacio Ruiz Quintano

Abc

No vamos a descubrir ahora la condición humana. Dicho por Ernest Gellner: “Si Hitler hubiera ganado la guerra, no cabría abrigar la menor duda de que en el continente se habría desarrollado una importante industria filosófica para explicar por qué la victoria era la culminación de un proceso necesario y filosóficamente apropiado”. Pero esta certeza no nos saca del asombro.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, cree que el aspirante, Sleepy Joe, que ya le ha quitado la vacuna (¡apareció con cara de Belmez vendiéndola en TV!), le tangó las elecciones y ha acudido a los jueces, aunque por la histérica ladra mediática cualquiera diría que acudió a los militares.

La prensa de un país sin Parlamento y cuyo gobierno se saca de la bragueta los decretos exige al presidente de un país extranjero “evidencias” de las sacas de votos chinos que hacen de duendes de la imprenta en el sistema americano.

Esto –decía en la noche electoral un tuitero que se le escapó a Twitter– es como si en baloncesto pides tiempo muerto porque vas palmando y cuando regresas a la cancha alguien ha anotado diez triples en tu marcador.

A los españoles, que con ese “vivaz espíritu jurídico” que Albornoz nos atribuye resolvimos el referéndum andaluz habilitando con una ley a toro pasado los incumplimientos constitucionales, un fraude electoral de Sleepy Joe nos parece una gilipollez, y exigimos “evidencias” a Trump, que en cualquier caso siempre serán mayores que las que tuvo Jefferson para redactar la Declaración de Independencia, que para Gellner es “uno de los documentos más cómicos y ridículos que se han redactado, pues afirma algo totalmente absurdo, a saber, que sus opiniones, ininteligibles, o en todo caso blasfemas, heréticas y subversivas para un 99 por ciento de la humanidad, eran realmente evidentes en sí mismas”.

Claro, que también a Jefferson, como profetizara Trump entre risitas progres, acabaron derribándolo en Portland los “tontons macoutes” del partido de Sleepy Joe.

[Miércoles, 11 de Noviembre]