Follow by Email

jueves, 5 de noviembre de 2020

Los muertos


 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Los muertos y las muertas, tituló Ramón, avanzadilla literaria del “inclusivismo” mujerón que promueven los efímeros inmortales de la Academia (ay, la inmortalidad: “Céline es el único de nosotros que permanecerá”, dijo Sartre), admitiendo en el bidet del idioma la tocineta “elles”.
    

Cioran, el rumano que hace treinta años profetizó en París que en cincuenta años Notre-Dame sería mezquita, afea a la filosofía occidental el escamoteo del cadáver.
   

 –Yo siento siempre, sobre todo en los momentos de felicidad, la obsesión de la muerte, su permanente “acecho”. Es algo que no impide vivir, pero que da un “tono” distinto a la vida.
    

La España de “la Coviz” es una morgue de cincuenta mil muertos regentada por un filósofo de cómic de Ivà, Illa, que los privó de la última despedida en la agonía y de la primera visita en el camposanto. ¡Illa! Sufijo “cursi, ridículo y confitero”, al decir de Gerardo Diego. Pero sufijo de un “dictador soberano”, que, en lenguaje schmittiano, es el que crea un nuevo orden constitucional para los vivos.
    

La vida, entrevista por nuestro mejor funebrista, no es más que un valor entendido, y cuando van fallando aquellos que nos servían para entenderla y compararla, nos entra el miedo enorme de la soledad y de tener un como idioma prebabélico, que no sirve ya para comunicar con los más jóvenes.
   

 –Es la víspera larga de la muerte de cada uno lo que vemos en la muerte de “cada otro”.
    

En este clima moral de “la Coviz”, Illa, que para los filósofos es un ministro, y para los ministros, un filósofo, es banqueteado por la España Oficial (esas fuerzas muertas que por cojones tienen enchiquerados a los españoles). Illa, o la “facies Hippocratica” del Régimen. El señorío del amo muere con sus esclavos. Las tiranías, nos recuerda el autor de “El animal ladino”, no nacen: se hacen; y las hacen, y desde luego las preparan y ceban, los que después van a ser sus primeras víctimas.


    –El español ha vendido su sustancia para quedarse con su sombra.
    

Pobres muertos.

[Sábado, 31 de Octubre]