Follow by Email

martes, 3 de noviembre de 2020

El estupor


La noche del Palace


Ignacio Ruiz Quintano

Abc

Hoy (ayer para el lector), 28 de octubre, se cumplen 6.024 años de la creación del mundo (según las cuentas de Userio, cardenal mayor de San Patricio), y 38 de la hégira felipista, que arrancó en un balcón del Palace (Pablo Escobar estaba dentro y los demás estábamos en la calle) con la promesa de recuperar Gibraltar, “¿me estás oyendo, Boris?”

Mis vecinos, sin embargo, siguen bajo el estupor del discurso de Casado, “que no tiene precedentes”, dicen, como no sea la Oración Fúnebre de Pericles o lo de Lincoln en Gettysburg. Hombre, si hablo por lo que he visto, a uno le recuerda más al de Carrillo en el 76, que no fue discurso, sino visita a La Moncloa, donde entró rupturista y salió reformista, inventándose el “ruido de sables”, cuando el único sable que había era el que se tragaba Daja Tarto, el faquir de Cuenca, en su espectáculo, y repartiendo cates a los camaradas que asomaban la bandera republicana. La prensa lo trató de héroe griego y Fraga, ministro de la gobernación, enchiqueró gubernativamente durante seis meses al creador de la Junta Democrática, que estorbaba.

Lo obvio del pacto de la Transición es que unos pocos señores se reconocieron mutuamente legitimidad para repartirse el Estado, según cuotas que refrendarían los votantes de listas, bajo el principio de la irresponsabilidad política del gobierno. Todo lo demás son historias para leguleyos.

A sabiendas de que la traición es una cuestión de fechas, Carrillo traicionó la Ruptura como Casado a la Derechona de Umbral, y esperemos que no haya que enchiquerar a Abascal, por lo que estorba (aunque menos). Un discurso, una carta de apoyo al referéndum chileno (aquí alguien no ha leído “Del buen salvaje al buen revolucionario”, de Carlos Rangel) y un banquete al enterrador de Lucky Luke, Illa, al que el nuevo jefe del Centro acudió como Peter Sellers al guateque, después de volar el fuerte. Esto es todo.

Soy comunista, no socialdemócrata –decía Carrillo a Fallaci en octubre del 75–. No soy rosa. No, no lo soy.

[Jueves, 29 de Octubre de 2020]