Follow by Email

viernes, 30 de abril de 2021

Libertad ¿o qué?


 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    El jefe del Centro, Casado, que viene de votar con la izquierda la ley Rhodes, o ley de género para los niños, denuncia a la derecha por “publicidad engañosa”. Es el mismo Centro que para el Ayuntamiento prometió suprimir el cazadero “Madrid Central” y que para la Comunidad, con listas de partido y sistema proporcional, promete… ¡la libertad!


    –Es una locura confiar al Número la guarda de la libertad –dijo Bernanos de la II República, la del 48, que confiaba la libertad a los franceses patriotas, a imitación de los liberalios de Cádiz, que la habían confiado a los españoles justos y benéficos.


    El periódico de Marx y Engels durante la revolución del 48 se subtitulaba “órgano de la democracia”. Pero la democracia no es un periódico de Marx y Engels, sino, en definición de su mejor teórico, la forma de gobierno que garantiza la libertad política.


    –Si sucumbe una forma de gobierno con libertades públicas, tal forma de gobierno no era democrática ni tales libertades eran la libertad política.


    La libertad política está guardada por la Constitución, que, si lo es, divide los poderes (se carga la soberanía) y los separa para que se peleen entre ellos y podamos los demás dormir en paz, única manera (eso pensaba Madison, al menos) de impedir que los liberticidas de Marlasca entren a tu casa, y los de Pablemos, a La Moncloa (aunque sea por la Puerta del Sol).

 
    “Socialismo o muerte” es un lema castrista sin sentido (“¿Dónde está la disyunción?”, pregunta Cabrera Infante), pero “comunismo o libertad” es un lema centrista con varios sentidos, y ninguno bueno para la libertad: da a entender que las dos cosas tienen la garantía de la Constitución, y no.


    –La Constitución soviética es extraeuropea; pertenece, como los elefantes y la teocracia, a la fauna asiática –protestaban hace un siglo los progres de “El Sol” de Ortega ante una situación semejante.


    Y es que, si al final no gobernara Ayuso ¿qué dirían los Saint-Just del centrismo? ¿“La libertad pasó como una tormenta”?

[Viernes, 23 de Abril]

Los muertos y las muertas. Evaristo Acevedo




EVARISTO ACEVEDO
1915-1997

Evaristo Acevedo escribió: “Sólo nos damos cuenta del valor de un idioma cuando tenemos que poner un telegrama.” Pasó la guerra civil en el internado de huérfanos de Hacienda, donde se leyó el Espasa. En la posguerra fue empleado de Correos hasta que ingresó en La Codorniz para trabajar con Mingote, Palomino, Chumy, Munoa y los demás. Allí creó la sección periodística que lo hizo popular, La cárcel de papel, para denunciar las erratas y gazapos producidas por la prensa escrita “seria”. Sus amigos lo llamaban Evaristóteles. Escribió unos cien mil artículos. Escribió novelas: Los serenos duermen de noche, Los ancianitos son una lata, Cuarenta y nueve españoles en pijama y uno en camiseta, El caso del analfabeto sexual... Y escribió teatro: Cartas a los celtíberos esposados, Las sábanas verdes, Ya podemos respirar, Tres planes sin desarrollo... Murió siendo cartero honorario.

IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

Viernes, 30 de Abril

 


Valle de Esteban

Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueño tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo
veíase el arpa

jueves, 29 de abril de 2021

La importancia del mediocentro

El parchís de la Champion

  

Francisco Javier Gómez Izquierdo

       Antes de que la ganara el Borussia de Dortmound (97), pero después que lo hiciera el Olympique de Marsella (93), la Copa de Europa la habían ganado 20 equipos y con número tan redondo saqué los escudos de los don balones y encargué a uno de tantos presos-artista que me hiciera un parchís taleguero donde aparecieran todos los campeones. Es un recuerdo penitenciario que guardo con mucho cariño y que cuando lo enseño siempre hago la misma pregunta: ¿Quién falta?


       Faltan el Dortmound y el Chelsea, campeón en el 2012, a los que quizás no se les trata con el respeto debido por parecernos inferiores al PSG o el City, por ejemplo, que no han ganado nunca la orejona. El mérito del Dortmound a mí me parece extraordinario, pues no hay mayor valor en fútbol que detectar el talento antes de su explosión, pero su sino es vender y por ahí andan los Dembelé, Lewandosky, Pulisic, Aubumeyang, Gundogan... a los que no tardando se sumará Haaland, ese fenómeno noruego.


       El Chelsea es rico y gastador. Compra y derrocha tanto que le sobran jugadores. En cualquier equipo te encuentras un senegalés cedido. De cuando fue campeón nos acordamos de Drogba y Fernando Torres, no de su entrenador Di Matteo, pero como entonces el italiano es ahora el alemán Tuchel el que ha puesto cordura, tras las manías de Lampard,  en un equipo que parece descubrir el orden defensivo, la geometría en la presión, las ayudas en los laterales además de contar con ese elemento integrador que hace rocosos y temibles a los equipos: Kanté, el Casemiro del Chelsea, como podríamos decir Casemiro, el Kanté del Madrid.. o Verrati, el Rodrigo del PSG, Rodrigo, el Verrati del City, etc.


      Sí. Esta Champions de las pestes china y uefera va a ser la exaltación del mediocentro, esa mano alargada del entrenador moderno y del que aún no tenemos claro cuál de los cuatro será el de mejores colaboradores. Si asistiremos a la consagración de Casemiro respaldado por el seguro Courtois y el mágico Benzemá o nos maravillará el esplendoroso rebullir de Pulisic y Mount al lado de Kanté; si la sensacional técnica de Bernardo Silva y la omnipotencia de De Bruyne junto a Rodri o un día inspirado de Mbbappé y Neymar escoltando a Verratti. Todo es posible en la vuelta de smifinales tan inciertas.


      En mi modesta opinión el PSG  tendría que ser a priori el finalista ante el Real Madrid, porque el Real Madrid cotiza aparte, pero le pasa lo que tenemos puesto aquí todos los años. Arriba no hay trío como Di María, Neymar y Mbbappé, pero algo les hace embarullarse en los momentos clave. La cosa suele empezar con Neymar y sus excesos y lo que se antoja virguería troca en tontada si no sale y con una patada estúpida por aquí, una protesta histérica por allá  y doscientos masajes a la bota para que se vea en "el tele", sus compis se contagian y cometen errores demoledores. ¡Qué dos goles los de De Bruyne y Mharez! Veo más capacidades en el PSG que en el City, pero a los parisinos les sobran actitudes que no controlan y el gol de De Bruyne es un ejemplo. "¡Cómo se han descolocado!" me salió cuando ví cómo miraba el mejor de los futbolistas belgas desde el carril del diez... y ¡pum! Keylor se tragó el gol que suelen tragarse los porteros reguleros...seguido de ese desconcierto al que llevan las "cosas" de Neymar ante las que no hay entrenador que sepa atajarlas.


    Creo que PSG y Real Madrid son equipos superiores a City y Chelsea y por eso creo que tienen suficientes recursos para remediar el primer mal paso de ayer y antier. Veremos.

Carpa y lucio


¿De dónde iba a sacar la AOC que los latinos son negros?
(No hablamos de los stilettos negros de Manolo Blahnik)

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    El derecho es una de las cadenas con que la burguesía esclaviza al proletariado. No tengan miedo del derecho, dijo Vishinski, nos llevaremos bien con él: lo amputaremos sólo un poco. Y hay otra historia, dice Dombrosvki:


    –“¿No tienes conciencia?”, preguntó la carpa al lucio. Y el lucio abrió sus fauces y se comió a la carpa. Ésa es toda la historia.
   

 En Madrid vamos a pasar del estado de excepción con leotardos de estado de alarma a la libertad (lema regional de la derecha madrileña) con toque de queda, así, porque nos sale del higo, que es nuestra aportación al derecho constitucional, es decir, al derecho como facultad de las cosas inútiles, a la cabeza del cual se ha colocado la América de Sleepy Joe, el presidente que salió, de madrugada, de una saca de papeletas de Papa Noel, y que pidió al jurado del policía Chauvin el veredicto que el jurado, en efecto, ha firmado.
    

Por detrás, apretando, viene AOC, la congresista en “manolos” (Manolo Blahnik) para patear a los ricos, discípula intelectual de Obama (¡la carpa y el lucio!), aquel trueno vestido de nazareno que en su discurso de El Cairo (¡el Discurso!) puso de modelo de tolerancia a Córdoba, donde convivían, según sus fichas, el Califato y la Santa Inquisición.
    

No podemos permitir que los tribunales deroguen las leyes aprobadas por el Congreso –ha dicho AOC, respaldando el asalto a la Corte Suprema, otro cadáver exquisito.
    

AOC, ¡cloc, cloc!, ignora el origen de su país, nacido de la lucha contra el parlamentarismo liberal inglés. Liberados del poder absoluto de un rey, los fundadores no querían caer en el poder absoluto de un Parlamento. La facultad judicial de controlar al legislativo ¿hace a los jueces superiores a los legisladores? Contesta Hamilton:


    –No hay proposición con principios más claros que la de que todo acto de una autoridad delegada, contrario al tenor del mandato bajo el cual se ejerce, es nulo. Por tanto, ninguna ley contraria a la Constitución es válida.
    

Pero es la hora de los cabestros.

[Jueves, 22 de Abril]

Los muertos y las muertas. Roland Topor



ROLAND TOPOR
1938-1997

Roland Topor, parisino hijo de polacos, fue el polifacético del grupo Pánico. Arrabal escribió: “Topor acaba de pasar el umbral. Beckett y Dalí andan ya por la zona de Picasso. Ginsberg y Ciorán se van alejando tanto que van a alcanzar a Ionesco y a René Char. ¡Con qué cortesía los muertos se dejan adelantar los unos por los otros! ¡Sin prisas y con sonrisas!” Y es que Topor comenzó todas sus obras por el final. “¡Genial!”, exclama Arrabal. “¿Quién se deleita ahora con tanto genio, tanta generosidad y tanto humor allá donde ronca el infinito?” A Arrabal le dijeron que Topor murió sin darse cuenta, sin sentirse morir, “ni siquiera dijo adiós”, y Arrabal tiró de Tolstoi para contestar: “En nombre de Dios, dejadme morir como es debido.” Ah, y un lector de Topor comentó: “No entiendo nada, pero ¡qué arte!” Es verdad. No hay que pedir bondad al enemigo, sino inteligencia. Lo terrible es la imbecilidad.
 
IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

Jueves, 29 de Abril

 

Valle de Esteban

Mira al pajarito

miércoles, 28 de abril de 2021

Led Zeppelin 50th Anniversary


 A Tomás Martín de Vidales







Oh my God the first person who has nailed Jimmy Page's tone I'm having convulsions here 😄



@PulgadeTriana


Silabario


Hamilton (antes de la censura)


Felicidades a Tomás Martín de Vidales

 

 Márquez, Ricardo Sánchez Montero, Tomás Martín de Vidales

 CLICK

Academias

La Tía Javiera

 

Ignacio Ruiz Quintano


Abc


    De astronauta de cuota a ministro de cuota, Duque, el Gagarin de San Blas, que hace algoritmos como rosquillas la Tía Javiera, ha descubierto una cepa de machismo en las Reales Academias, y lo va a arreglar, porque es un problema con el chic de lo francés.
    

A propuesta de Robespierre, la Convención decretó en agosto del 93 la pena de muerte a los hombres vestidos de mujer, y a propuesta del abate Grégoire, la supresión de las Academias, donde las mujeres podían vestirse de hombres y cabrear a los sexadores de pollos (y pollas, si vamos a ser inclusivos) como Duque.
   

 Duque se ganó a la posteridad, como astronauta, llevando una ristra de chorizo de León al Discovery, y como ministro, regularizando su situación fiscal con una paralela, que le ha valido su reputación euclidiana de científico, dado que en el postulado de las paralelas fundó Euclides todo su sistema geométrico.
    

Es muy bueno que haya astrónomos –dijo Monteseirín, alcalde socialista de Sevilla, inaugurando una calle–. Estamos en la Avenida de la Astronomía. Está bien que haya astrólogos, pero es fundamental que haya astronautas. Porque ¿qué sería de nosotros, los astronautas, si no nos dijeran los astrólogos o los astrónomos cómo son las cosas?
   

 Russell cuenta que, al término de su primer curso en Cambridge, Wittgenstein le preguntó: «¿Cree usted que soy un perfecto idiota?» «¿Para qué quieres saberlo?» «Porque, si lo soy, me haré aeronauta, pero, si no lo soy, me convertiré en filósofo.»
    

En lo que aguardamos la vacuna nacional contra “la Coviz” que nos prometió para abril de 2020, el astronauta Duque nos ha perdido un satélite de doscientos millones de euros (Seo-Sat Ingenio, por si ustedes se lo encuentran por alguna comarcal) que volaba sin seguro, quién sabe si con Jeremiah dentro, el bacteriófago de Margarita Salas (Barbara Stanwyck en esa “Bola de fuego” que es como uno se imagina el CSIC del padre Albareda) con el que contaba Duque para la retorta de su vacuna, pues todavía la estamos esperando.

[Miércoles, 21 de Abril] 

Los muertos y las muertas. Jacques Cousteau



JACQUES-YVES COUSTEAU
1910-1997

Jacques-Yves Cousteau, comandante del Calypso, ha quedado para la posteridad como el patriarca de la ecología francesa. Al Gore, el extravagante político estadounidense que hubiera querido nacer francés y que se arrogó en un programa de TV la invención de Internet, no dudó en valorar a Cousteau como “gigante en todos los aspectos”. También de la codicia financiera, a tenor de los escándalos económicos en que se vio envuelta su obra personal de toda la vida y que lo llevaron a enfrentarse ferozmente con su propio hijo. El resto es silencio: los silencios de Cousteau, silente como el fondo del mar del que sacó El mundo del silencio. “Abajo se vive el doble, pero se muere el doble también.” Se dice que inventó la escafandra autónoma y una cámara de cine submarina. Tico Medina le dijo un día que se parecía a Manolete.

IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

Miércoles, 28 de Abril

 

Valle de Esteban

de sus viñas ubérrimas, la báquica fragrancia

martes, 27 de abril de 2021

Jesús Castañón y el «Diccionario de anglicismos del deporte»


Rafael Alberti

Ricardo Bada

El Espectador

El cartero me trajo hace pocos días un ejemplar del Diccionario de anglicismos del deporte, confeccionado y editado por Félix Rodríguez González y Jesús Castañón, quien me lo envía desde Valladolid. Este Jesús Castañón es infatigable y admirable, y a lo largo de los muchos años que nos conocemos ya le dediqué varios espacios en mis programas para la Radio Deutsche Welle y más de una entrada en mis blogs, y hasta un largo artículo en la revista mexicana Nexos. Se merece todo eso y mucho más, incluido un sillón en la Real Academia, con más méritos que un par de gilipuertas que se sientan allí.

Al cabo de unos días terminé una lectura diagonal de este nuevo libro suyo, la cual me deparó un par de sorpresas. Entre ellas encontrarme con los términos “putteador” y “puttear” en el lenguaje del golf y no el de los burdeles, lupanares, mancebías, prostíbulos o casas de putas, hablando mal y pronto.

También tuve la agradable sorpresa de encontrar en la página 73 una referencia a mi club de mi alma, el Recreativo de Huelva, decano del fútbol español, fundado en 1889, sólo que su nombre nada más aparece en una cita de un periódico de Cartagena (España) que documenta el uso de la palabra “corner (o córner)”. En cambio no fue tan agradable la sorpresa en la página 127, al leer lo que sigue en la entrada dedicada a la palabra “fútbol”: «Aunque su primitivo asentamiento en la Península tuvo lugar en zonas del sudoeste andaluz, en seguida se estableció en ciudades marítimas del norte, como Barcelona y la cornisa cantábrica, por el atractivo que suponía entrar en contacto con sociedades industrializadas, con mayor nivel adquisitivo, más tiempo libre y mentalidad más abierta». ¡Ay, cara…y!, me dije, no sólo es que no se mencione expresamente a Huelva, la cuna del fútbol español, ubicándola en una nebulosa llamada «zonas del sudoeste andaluz», lo peor es que en comparación con las de Barcelona y la cornisa cantábrica nuestra mentalidad resulta ser no tan abierta, tal vez eufemismo por cerrada. No me parece fair play.

Pero sea, no existe ningún Diccionario sin lunares, y éste no iba a ser una excepción. A cambio nos ofrece un léxico variadísimo y casi polícromo, desde el “ace” en el lenguaje del tenis hasta la “zumba fitness”, definida como una “Actividad que combina ejercicio físico completo que ejercita todos los músculos, con el baile de tipo “zumba”». Creo que este libro es el compendio más cerca de lo exhaustivo que existe sobre los anglicismos pegados como lapas al lenguaje deportivo.

A título personal lamento que en los textos que documentan la palabra “golf” no se encuentre la definición acuñada por mí  en mi cuento “Macho dulce” ± en 1958 («golf, ese deporte inventado por topógrafos indolentes»), y que en los textos que documentan “penalty-corner o penalti córner” no se haya colado una sabrosa cita de mi cuento “La bufanda de Cambridge”: «Era una figura del tamaño de un botellín de cerveza y representaba a una jugadora de hockey aprestándose a lanzar un penalty–córner. La expresión, la tensión, el colorido, estaban plenamente conseguidos. Pero cuando le di vuelta para verla del otro lado casi se me cae de las manos, de la sorpresa: vista desde atrás, con la faldita alzada por un golpe de viento, e inclinada como estaba para el lanzamiento, era notorio que la artista la había esculpido con las vergüenzas al aire».

Last but not least, y también a título personal, mi asombro mayor es que no se registre la existencia del beach football, del fútbol playa, en el que España ha sido cinco veces campeona de Europa y subcampeona mundial tres veces, dos de ellas (2003, 2004) gracias a los goles de David Cordón, el marido de mi sobrina Elena, a quien llamaban “el Ronaldo del fútbol playa” y en el 2004 fue calificado como “mejor jugador” de la Eurocopa.

Espero que los autores tomen buena nota de lo que antecede en las sucesivas ediciones que de todo corazón le deseo a un libro tan requetechévere. ¡Y ay de ellos si no lo hacen!

El piano


Hoagy Carmichael y Lauren Bacall

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    En España se sabe que uno es ministro porque habla como Paquito Cano Locomotoro, pero cuando una ministra dice “niño, niña, niñe” y habla como un loro que ha pisado un cable, y no pasa nada, malo. “Todo está consumado” (Juan 19,10).


    Es lo que tienen las revoluciones legales. Los nazis llegan al poder por las gateras electorales de Weimar. Al mes de estar, promulgan un decreto de alarma o emergencia, y con él, una por una, despachan todas sus leyes de mierda, dejando la más infame para el final, que es la que prohíbe levantar siquiera una ceja ante esas leyes, ilegalizando al propietario de la ceja, que queda estabulado como agitador y criminal. De esta revolución legal se cosca Carrillo en el 78, que un par de años antes, en octubre del 75, aún presumía de revolucionario sanguinario con Oriana Fallaci:
   

 –Soy un revolucionario, y la revolución no me da miedo. En la guerrilla apuntaba para matar. Y he matado. Ahora estoy dispuesto a dejar con vida a los policías de Franco, pero no a Franco. Soy comunista, no socialdemócrata. No soy rosa. No, no lo soy.
    

En el 78, con “Eurocomunismo y Estado”, propone lo que ya tenemos delante, cosa que en su día sólo supo ver Carl Schmitt. Todo lo que Carrillo ha de hacer es traicionar la causa de la ruptura que propugna la Junta Democrática, y lo hace con la guasa del “ruido de sables”. ¿Sables? ¡Como no fuera el de Toni Leblanc!... (“¡Pero Toni!”, dicen que exclamó una noche Paco Rabal al verlo. “Una desgracia, Paco. ¡Una desgracia! Es como tener joroba”, se disculpó el pianista estrella de Javier Aguirre en “Los que tocan el piano”).
    

La prueba del “consummatum est” es que el partido encargado de pastorear a la derecha social por las verdes praderas del Konsenso ha votado incluso la ley Rhodes por la que el Estado se arroga el derecho de tutelarte los niños, con Rhodes haciéndose pasar al piano por Hoagy Carmichael en “Tener y no tener”, cuando toca “Hong Kong Blues” para Lauren Bacall y uno no sabe si Bacall es Cayetana, Ayuso o Casado.

[Martes, 20 de Abril]

Los muertos y las muertas. Lady Di y Teresa de Calcuta





LADY DI Y TERESA DE CALCUTA
1961-1997 / 1910-1997

Lady Di (Diana Frances Spencer), nacida en el condado de Northampton, Inglaterra, y Teresa de Calcuta (Agnes Gonxha Boiaxhiu), nacida en Skopie, Albania –ahora Macedonia–, murieron en el mismo golpe de magnesio. Juguete Roto una, y la otra, Ángel de la Caridad. “Dejadme en paz, dejadme en paz”, fueron las últimas palabras de la princesa díscola a los agentes de salvamento que no pudieron reanimar su corazón partido. “Mis hermanos y hermanas, pidamos a Dios que nos colme de la paz que sólo Él puede proporcionarnos”, fue el mensaje póstumo de la monja santa a sus colaboradores. Un periodista clásico resumió que Teresa se extinguió con medida, y Diana, desmesuradamente: “Teresa murió empapada en la pureza del desasimiento, sin violencia, apagándose, y Diana murió violentamente, con estruendo. Aquí yacen dos instrumentos destrozados de Dios.”
 
IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

Martes, 27 de Abril


 Valle de Esteban

en la clámide del lago

lunes, 26 de abril de 2021

La vieja molienda

 


Boddhisattva

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Mientras el Madrid de Zidane prepara el café de la vieja molienda para el doblete (“cuando la tarde languidece / renacen las sombras, / y en su quietud los cafetales / vuelven a sentir / esa triste canción de amor / de la vieja molienda / que en el letargo de la noche / parece gemir”), el Barcelona de Koeman se consuela en Sevilla con otra Copa del Rey. Dos opciones tenían los culés para consolarse de la filosofía tiquitaquesca que les hizo perder el Clásico: leer a Boecio o ganar al Athletic de Marcelino, y optaron por lo segundo: cuatro por cero y con Unai Simón de portero. Portero del Athletic y del Combinado Autonómico de Luis Enrique, que estaba mirando, y que vería cómo a ese hombre, que parece un Pedro Sánchez de los porteros, le rematan desde el área pequeña y que no se tira, sino que se estira (menos, en cualquier caso, que el portero de un futbolín), que no es lo mismo. También está ese gol de Messi que los gansos capitolinos nos venden como si fuera la repetición del gol de Maradona a Inglaterra en el Mundial de México, gol, por cierto, que no “practica” ni en el Champions ni con Argentina. Pero ese gol cae como una bendición sobre el Madrid, pues obliga a Laporta a renovar al alza a un futbolista que sólo le sirve para andarse por las ramas del fútbol doméstico.
    

Además ese gol viene a demostrar la teoría de mis amigos taiwaneses (profesores españoles en Taipéi) según la cual Messi ha hecho su carrera en un microclima, el español, donde la hegemonía cultural del fútbol la impone su club, que determina que a Messi hay que abrirle pasillo camino del gol como guinda al muermo del tuya-mía y el pase atrás, un “invento” de José Manuel Benito Entrialgo, Pin, y de José Luis López Panizo (en el Athletic, precisamente)
    

El “pase atrás” que en versión taurina es la “pata patrás” de los toreros modernos –aclara un compatriota “taiwanés” para quien el fútbol actual es “una verdadera m…”, que sólo mantuvo su interés “mientras Mourinho se enfrentó con todo al Boddhisattva de Sampedor”.
    

El gol de Messi al Athletic (caricatura del gol de Maradona a Inglaterra) nos hizo ver a todos la importancia de la entrada de Casemiro a Milner el otro día en Liverpool (que es la misma entrada de Sergio Ramos a Balotelli en la final de la Eurocopa con Italia). Se llama intimidación (y no hablamos, dicho sea para adultos con CI medio, de la practicada por Goicoechea a Maradona y a Schuster, sino de la de Casemiro a Milner), que constituía en el fútbol antiguo el factor determinante de jugar de local o jugar de visitante.
    

La diferencia entre la entrada de Casemiro y las entradas de Goicoechea es la que hay entre las hamburguesas de buey Angus (¡la nobleza de Casemiro!) y las hamburguesas vegetales, su nuevo negocio, que promueven los Gates, Bill y Melinda, los de la tienda de ordenadores, que no hay más que ver la cara de pasmados que se les ha quedado a los dos después de consumirlas, que es la cara que se nos quedó a los espectadores viendo las acciones del central vizcaíno, y vizcaíno como del Quijote. La idea de los Gates es forrarse con la venta de hamburguesas de alfalfa para eliminar del planeta a las vacas, responsables con sus cuescos de los escapes de metano que producen los agujeros en la capa de ozono que hará que las olas de la playa de la Concha laman la cima del monte Igüeldo. Para digerir la alfalfa, la vaca necesita de unas bacterias que provocan el gas asesino, cosa que los hombres no, lo que nos hace indicados para el pasto. Con el dinero que manejan los Gates, no tardaremos en ver en las camisetas de los futbolistas los anuncios de la carne vegetal que tiene a Melinda con cara de estar chupando limones.
    

La sensación que dio el Athletic ante el Barcelona fue la de un equipo mal alimentado, como si Raúl García hubiera almorzado hamburguesas de  berros en lugar de un chuletón en el asador de Zizur. ¡Ni un mal gesto! ¡Ni una triste entrada! ¿Que a Messi le hace ilusión intentar el gol de Maradona? ¡Marcelino, disponga la jugada! Y Marcelino, señorín de camisa blanca planchada y honrada, la dispuso. Se quitó la camisa y la echó al suelo a lo beatle para que Messi no se mojara sus lindos pies. Lo demás lo ponen los medios, que es decir las veletas. Miren al Madrid: todas las viudas de Keylor que convirtieron en un calvario la entrada del mejor portero del mundo, Courtois, en el equipo (al revés que en Jerusalén, en Madrid pasamos del “¡Crucifícalo, crucifícalo!” al “¡Hosanna, hosanna!”) se reúnen ahora para descubrirnos lo bueno que es este De Gaulle belga que conduce un Rolls Royce (ese coche pide chofer) para ir a Valdebebas a pegarse barrigazos.
    

En Zidane los taiwaneses ven a un hombre que al fin, forzado por las lesiones, prepara los partidos con pizarra, y eso, unido a la baraka, lo deja sin adversarios.




KROOS Y SCHUSTER


    Con las tortas que se lleva cada vez que juega contra Zidane, Klopp, el entrenador del Liverpool que en España sólo entrenaría al Mallorca para poder comer raones (galanes en castizo), ya no sabe qué decir, y dice que “Kroos es la versión rápida de Schuster”, con lo que pone de manifiesto que nunca vio jugar a Schuster, que, jugando, se parece a Kroos como un huevo a una castaña. Algo pasa en Alemania con Schuster, teniendo en cuenta que a Kroos (como futbolista, un sastre con jaboncillo) le preguntaron una vez por él y respondió: “¿Quién es Schuster?” A ver, Toni…

[Lunes, 19 de Abril]

Madrid-Numancia-Barcelona



I don’t like your peaches
They are full of stones
I like bananas
Because they have no bones...

Julio Camba
Sevilla, 21 de Abril de 1938

    He oído el discurso de Negrín. He oído el discurso de Vayo. He oído el discurso de Companys. He oído, en fin, todos esos discursos con que días atrás el Gobierno de Barcelona pretendía, al parecer, contener el empuje de nuestros soldados y lo único que yo me decía al oírlos era lo siguiente:

¿Por qué se obstinarán los oradores rojos en transmitirnos siempre su elocuencia precisamente a la hora en que todas las emisoras de Londres están radiando música de baile?

    Ya conocen ustedes, por poco radioescuchas que sean, las orquestas del Piccadilly y el Savoy. Saxofones, platillos, timbres eléctricos, serruchos, banjos, ukatillys, swanywhistles, calderetas, bocinas de automóvil, ralladores de queso, negros que imitan al buey o a la rana y otros que en el momento rítmico más inspirado cogen un altavoz y hacen:

    –Cua... Cua... Cua...

Éstas son las orquestas o jazz-bands del Picadilly y el Savoy, que en el modesto aparato de que yo he dispuesto para oír a Companys, Vayo y Negrín interferían constantemente a la emisora de Barcelona, y el resultado no podía ser más desastroso:

    –Resistiremos cueste lo que cueste –decía, por ejemplo, Álvarez del Vayo–. ¿Qué nos importa la Aviación facciosa? Barcelona, igual que Madrid, será una nueva Numancia...

Pero, no bien Álvarez del Vayo hubo pronunciado estas palabras solemnes, cuando se oyó un gran cacareo de gallinas alborotadas. La voz de Vayo fue dominada por completo y, al poco rato, los radioescuchas nos encontrábamos ya en pleno fox-trot.

I don’t like your peaches
They are full of stones
I like bananas
Because they have no bones...

    Esto cantaba ahora una señorita desde Londres, informándonos de su predilección por la fruta sin hueso. Vayo, sin embargo, no se dejó vencer así como así. Sacando fuerzas de flaqueza, acabó por dominar la frívola cancioncilla británica y he aquí una modesta impresión del resultado total:

Resistiremos a todo trance sin apartarnos ni un palmo del itinerario Madrid-Numancia-Barcelona. Los melocotones no me gustan y prefiero los plátanos porque carecen de hueso. Hay que perseguir de un modo terrible no sólo a los traidores, sino también a los incapaces. Viva Durruti y, ahora, a bailar todos la rumba cubana...

    ¡Pobre Álvarez del Vayo! Al ponerse a hablar días atrás desde Radio Barcelona, el hombre ignoraba, seguramente, que iba a hacer una nueva aportación a la música de jazz, en la que todos creíamos que ya no faltaba nada por oír, pero en la que aún no se le había ocurrido a nadie el introducir de cuando en cuando, como elemento rítmico, un apóstrofe de orador demócrata. ¡Pobre Álvarez del Vayo, pobre Companys y pobre Negrín, convertidos a última hora en artistas de music-hall y sin más colaboración apreciable, después de tanto confiar en la de Stalin y la de Blum, que la de las singing-girls londinenses! Verdaderamente, todo ha acabado ya por ponérseles en contra. Hasta el espacio. Hasta el éter. Hasta las ondas hertzianas...

HACIENDO DE REPÚBLICA
EDICIONES LUCA DE TENA, 2006

Los muertos y las muertas. Pilar Miró



PILAR MIRÓ
1940-1997

Pilar Miró, de familia militar, se había sentido indispuesta en la víspera de su muerte, en el estreno de Divinas Palabras en el Teatro Real. Con Lilí, en 1966, se convirtió en la primera española realizadora de espacios dramáticos en TV. Entró en el cine en 1975, con La petición, basada en un cuento de Zola. Después vinieron El crimen de Cuenca y Gary Cooper que estás en los cielos, sobre su experiencia vital con un corazón herido, “esa larga infancia perfectamente seria que fue su vida”. El periodista Cándido la despidió como a una amante de la niebla: “Ella solía crear niebla en sus primeras realizaciones en televisión, la atraía la niebla. Siempre a orillas de la niebla, su sonoro trashumar del cine al teatro y del teatro al cine y a la televisión, con un arpón en el corazón, acabó por calcinarla. Ahora yace desmantelada en el fondo de la niebla.”

IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

Lunes, 26 de Abril

 

Valle de Esteban

Ya murió la flor de Mayo,
ya murió la flor de Abril,
ya murió la blanca rosa,
rosa de todo Madrid

domingo, 25 de abril de 2021

Eurotaoísmo

 

Abc, 23 de Enero de 2002

 

Ignacio Ruiz Quintano

Que vivas en un tiempo interesante, decía una vieja maldición china. El nuestro, ciertamente, lo es. La Europa que este año empieza Aznar promete terminarla el año que viene Berlusconi, quien, como italiano, se declara orgulloso de que las bases del europeísmo las sentara el Imperio Romano, cuando el poder económico dependía totalmente del poder político. Porque es cierto que a César lo llevaron al poder sus acreedores, que no veían otro modo de llegar a recuperar sus préstamos, pero también lo es que éstos no previeron que cuando aquél alcanzara el poder sería lo suficientemente poderoso como para no pagarles. Así le fue al Imperio Romano.

La historia continental enseña que, ausente el águila, los ratones se divierten. ¿Quién no ha temblado en la escuela  al estudiar la lección de la lobreguez medieval? De hecho, fuera de Europa, todavía cargamos con fama de locos. Es natural. Bien mirado, los europeos hemos sido unos invasores tremendos, aunque siempre cargados de magníficas razones: cuando el  “boom” del cristianismo, porque obedecíamos a órdenes divinas; cuando el  “boom” del laicismo, porque obedecíamos a compromisos enciclopedistas.

La enciclopedia, igual que la esquizofrenia, fue fruto de la imprenta, que, como sabemos por McLuhan, llenó el continente de intelectuales. Con Lutero, que vino primero, Europa se dividió en Norte y Sur: la religión de un país era la de su príncipe. Marx llegó después, y Europa se dividió en Este y Oeste: la religión de un país era la de su sistema económico. Volver a juntar todo eso no es moco de pavo. Ahí están las concesiones: al protestantismo, la libertad de expresión; y al marxismo, todo lo contrario, que es el control estatal de los medios de comunicación, punto sexto del decálogo de la revolución comunista, plenamente alcanzado en lo que con terminología popperiana se conoce como Democracias Menores, que son los casos de España e Italia, donde Berlusconi, que sueña con extender la fe europeísta hasta la Santa Rusia, se alza,  “coran vobis”, por decirlo en plan Siglo de Oro, como el grande reunificador. Su revolución, desde luego, ya tiene un buen  “coranvobis”: es copernicana.

Al parecer, esta revolución copernicana consiste en premiar a los buenos y castigar a los malos: más egresos para los ministerios laboriosos, y para los ministerios holgazanes, menos egresos. El poder político, totalmente dependiente del poder económico. ¿Qué supone el euro, sino la consagración de lo que, hace algunos años, Peter Sloterdijk, el filósofo que revolotea como una mariposa, pero que pica como una avispa, llamó eurotaoísmo?  “¡Ah, el taoísmo! ¿No es el tao, en boca de autores occidentales, una especie de comodín que se juega cuando se trata de prometer más de lo que uno va a poder cumplir?

Eurotaoísmo es filosofía, ahora que filosofar sólo significa hacer el esfuerzo de no satirizar. Porque el filósofo, hoy, ¿qué es sino un experto en la reformulación de chistes en problemas? La filosofía se ha hecho adulta y, en vez de cavilar sobre asuntos trascendentales, se aviene a gestionar los problemas que no tienen solución, como la diplomacia. Los diplomáticos, cuyo oficio consiste en hacer algo en las situaciones en que ya no hay nada que hacer, son los filósofos de estos tiempos de escasez.

Eurotaoísmo es política, pero entendida como arte no de lo posible, sino de lo secundario: su pasión es la neutralización de las pasiones. ¿Se puede pedir a unos contestadores automáticos que pronuncien discursos por iniciativa propia? Los políticos son impopulares, pero no porque sean distintos del pueblo, sino porque son idénticos a él. La palabra clave es neoconservadurismo: movilización de viejos conceptos contra nuevas sensibilidades. Su secreto está en reflejar con precisión esa huida colectiva en busca de más de lo mismo en que se han instalado las mayorías desencantadas de electores que se rigen por intereses.

Y ante la perspectiva de tener que comernos nuestras ideas con palillos, eurotaoísmo sólo puede ser ironía, pues habría que ser taoísta para soportar la idea de que el taoísmo tampoco sirve de ayuda. Al final, y esto no lo dice Sloterdijk, el éxito de la revolución copernicana va a depender de lo que el Madrid esté dispuesto a pagar al Milán por Shevchenko.


Peter Sloterdijk

¿Qué supone el euro, sino la consagración de lo que, hace algunos años, Peter Sloterdijk, el filósofo que revolotea como una mariposa, pero que pica como una avispa, llamó eurotaoísmo?  “¡Ah, el taoísmo! ¿No es el tao, en boca de autores occidentales, una especie de comodín que se juega cuando se trata de prometer más de lo que uno va a poder cumplir?

Los muertos y las muertas. Emilio Alarcos



EMILIO ALARCOS
1922-1998

Emilio Alarcos Llorach, dueño del sillón B de la Real Academia Española, fue un salmantino egregio que pasó por los Institutos de Avilés y de Cabra hasta dar con sus gramáticas, y para siempre, en la Universidad de Oviedo. Su Gramática de la Lengua Española no es la Gramática de la Academia. Su Gramática, dijo Gustavo Bueno, está llamada a desempeñar, en coincidencia con el auge del español en el mundo, el papel de canon que correspondió a la Gramática de Nebrija en el momento en que España salió de sus fronteras históricas. “Hablamos de historia hoy con demasiada ligereza –aclaró Bueno–; por ejemplo, al hablar de ‘autonomías históricas’. Sólo hay historia cuando hay historia universal, es decir, cuando los sucesos particulares están formalmente concatenados con el sistema de la historia universal. Cuando esto no ocurre, habrá antropología, pero no historia.” Testamento de Alarcos: “Hay que dejar a las lenguas en paz.”

IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

 

Domingo, 25 de Abril

 

Tendal flotante de leve bruma

"Yo doy mi vida por las ovejas"

DOMINGO, 25 DE ABRIL

En aquel tiempo dijo Jesús:

-Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estragos y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre.


Juan 10,11-18

sábado, 24 de abril de 2021

El Tecé

Kelsen, o el amianto constitucional

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    El columnismo kelseniano que está en la pomada llama Tecé al Tribunal Constitucional, guinda de un régimen (que no un sistema) de poder vertical diseñado y designado por los partidos del Konsenso para impedir, como avisó nuestro único jurista de acreditado prestigio, que todas las leyes de “la Democracia” fueran declaradas inconstitucionales por infringir la prohibición constitucional del mandato imperativo.
    

La historia del Tecé, y aquí nos valemos de unas metáforas de Ivan Illich, comienza con la degradación del mito de la Constitución (nuestra caja de Pandora, “la que todo lo da”): dejó escapar todos los males de su ánfora, pero cerró la tapa antes de que pudiera escapar la esperanza; y termina, ay, en el cofrecillo que se cierra solo y que Illich vio en una juguetería de Nueva York: lo abrías y salía una mano mecánica que cerraba la tapa. ¡El Tecé! Esperabas sacar algo, pero sólo contenía un mecanismo para cerrarlo.
    

Hace un año que cuatro jefecillos de partido resolvieron privarte, querido españolejo, de todas las libertades menos la política, que nunca has tenido, y, en lo que la policía te echa la puerta abajo si la música que pones en tu casa no le gusta al atildado ministro del Interior, los magistrados del Tecé no han encontrado el momento de resolver en un papel de barba la imposible constitucionalidad de los atropellos, y en esto se resume el respetito que te tienen. La excepción de “inconstitucionalidad” es otra “mariconada” yanqui, y de ahí el suspiro de un amigo gallego, cínico y terminal: “Cineastas españoles (aquí, pon ‘juristas’), toreros americanos… ¡Qué tontería!”


    –La gente perdería todo respeto si no tuviera miedo –decía el espantapájaros del gato con botas.


    Nos queda, eso sí, el principio de resistencia a la opresión, afirmado por el artículo segundo de la Declaración de Derechos de 1789. Claro que, para risas, el decimosexto dice que la Constitución que no separa los poderes no es Constitución, ingenio que escapa a los jurisperitos del Tecé.

[Sábado, 17 de Abril]

Los muertos y las muertas. Antonio Herrero



ANTONIO HERRERO
1955-1998

Antonio Herrero Lima, hijo y heredero periodístico de Antonio Herrero Losada, fue el gallo más alto de la mañana en un pueblo que siempre confundió al gallo de Sócrates –el gallo que sus discípulos habían de pagarle a Asclepio– con el gallo de Cristo –el gallo que picoteó tres veces en la cocorota de Pedro–, y a los dos con el de Morón. “¿Cómo es su Dios?”, le preguntaron a Antonio Herrero. “Es generoso, inspirador, permisivo, muy periodista”, respondió. “¿Por qué daría la vida?” “Por cualquiera que valiera la pena, aunque la muerte no me apetece. Algunas veces he pensado hacia dónde te lleva, y soy consciente de lo poco que dura y de que pasa muy rápidamente. No creo en la fortuna, no creo en el azar. ¿Qué espero? Vida. Y tiempo para seguir viviendo como vivo. Al tiempo le pido tiempo, y el tiempo, tiempo me da.”

IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

 

Sábado, 24 de Abril

 

Valle de Esteban

a flor de flor

viernes, 23 de abril de 2021

Cantona & Garcigrande

 

Cantona saltando en el Crystal Palace contra un hooligan

 el 25 de Enero de 1995



El Garcigrande de Sebastian Castella saltanto en Las Ventas

contra el ex alcalde Álvarez del Manzano el 3 de Junio de 2008

Órdago a la chica

 

Oporto de Mourinho. Campeón Champions 2004

Bahía, Jorge Costa, Benny McCarthy, Ricardo Costa, Paulo Ferreira y Costinha
Alenichev, Maniche, Carvalho, Deco y Derlei

 

Francisco Javier Gómez Izquierdo

         Cuando muere el Papa de Roma suele remozarse un chiste que sólo los educados en disciplinas jerárquicas que van desde el respeto a los mayores, padres, profesores... hasta la obediencia sin rechistar en la mili, acaban (acabamos) de entender del todo. Habla el chiste del contento del sacristán porque tras la muerte de Su Santidad tendrá que moverse el escalafón. Este imposible tiene el mismo recorrido que un Linares-Alcoyano en la final de Champions, pero lo que no acaban de entender los amos del fútbol es que los hinchas de Alcoy y Linares son mucho más ilusos que el sacristán del cuento.
      

Los amos del fútbol son los que mandan en la UEFA y la FIFA, los presidentes de las Ligas y Federaciones nacionales y en menor medida los propietarios de los clubes que han de plegarse a los reglamentos de los amos. Los amos del fútbol, y echando mano del quiquiricareo de uno de ellos, don Tebas, exigen a los grandes clubes el préstamo a coste cero de sus lamborghinis y ferraris con el depósito de la gasolina lleno. No hay ocasión en la que no los devuelvan con golpes en la carrocería, ruedas pinchadas e incluso con el motor gripado... y por supuesto sin gasolina. Estas leoninas servidumbres e inconvenientes no han sabido resolverlas los propietarios de los clubes, que tampoco se han parado a considerar su alegre gastar y el descabellado precio que ellos mismos ponen a futbolistas y entrenadores. Para un servidor lo que menos han sopesado es lo irracional que es la especie del aficionado al fútbol, que no puede compararse con la del baloncesto y el arraigo que la religión del fútbol tiene en todas las sociedades del mundo. Se sabe y pregona que el fútbol no es deporte, que está podrido, corrompido..., pero no se quiere admitir que el componente oscuro y espirituoso alimenta esa sarna que se lleva con gusto y de la que nadie quiere curarse. Por el contrario, apuramos hasta las heces.
     

El forofo tiene un componente emocional hacia su club al que se siente obligado por un compromiso que lo atrapó en la infancia y del que no le está permitido abjurar como de instituciones mucho menos sagradas como pueda ser el matrimonio. El forofo, mucho mejor que el sacristán, sabe cómo va corriendo el escalafón y tanto si es cordobés, burgalés o calagurritano entiende que cantar "el año que viene Córdoba-Milán" o "Burgos-Liverpool" tras eliminar a la Real Sociedad o al Betis en la Copa es lo natural y lo que procede. Hace diez años en 2ªB, los granadinos cantaban alborozados en Los Cármenes tras el ascenso a 2ª un sentido "al año que viene Granada-Manchester". Ni imaginaban que ocurriera pero sólo en fútbol pueden hacerse realidad los sueños y que tu equipo, el Novelda o el Toledo, gane al Barcelona o al Real Madrid en Copa o "tu Osasuna y tu Graná" se las vean con el Ajax en los octavos de la UEFA o con el Manchester en los cuartos de la "Europalí".
      

El órdago a chica de Don Florentino Pérez y don Juan Laporta su pareja de mus, no creo que vaya en balde y que cuando se llegue a pares o juego se repartan las pitas y sigan jugando y ganando todos, pero las partidas de mus se vuelven muy feas ordagueando y nunca se sabe si es conveniente querer con tu mejor jugada.  La mano te puede ganar la grande incluso con cuatro reyes.

La confusión


"El caso es votar"

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    En la política, y pronto en el sexo, el españolejo, no importa la edad ni la posición, sólo es un fetichista de palabras como “república” o “democracia”, da igual lo que haya tras de ellas.


    Los telepollas (invento celiano) del separatismo catalán la han tomado ahora con el novelista Cercas o Cercás porque ha dicho que “en España hay democracia” desde 1977.
    

Tengo delante el ensayo histórico-social y político “España democrática”, editado en 1947, con el que un Juan Aldés se propone demostrar que la democracia es una cosa española de toda la vida de Dios.


    –Los fenicios tal vez fueron los más democráticos, pues crearon los Suffetes y los Sofer, que equivalían a jueces.
    

¿Qué decir de los árabes? En Córdoba tienen un “Juez de las injusticias”, nuestro Defensor del Pueblo, un Marugán con turbante. Pasamos a la democracia de los Reyes Católicos, de las Casas de Austria y de Borbón, Cádiz, las Repúblicas… y Franco, que encarna, dice Aldés, la democracia de Robespierre para hombres que tienen “la justicia por regla, los derechos de los demás por límite, la naturaleza por principio, y por salvaguarda, la ley”.
    

Un año más tarde, el propio general explica al periodista mejicano Chávez Camacho la cosa de la democracia:
    

Se habla de democracia, pero nosotros ya la conocimos. Fue antes de la invasión francesa y de las Cortes de Cádiz. Y aquí no dio resultado. Cuando otros van hacia la democracia, nosotros ya estamos de vuelta.
    

¿De qué democracia discuten los separatistas y el novelista? Desde luego, no de la política. Por el único que estudió el asunto sabemos que el mal actual es la extrema confusión moral y política, sin la cual las clases que sostuvieron las dictaduras no continuarían controlando el Estado de partidos que sucedió en toda Europa al de partido único.


    –La democracia ideológica es el mayor obstáculo levantado por las elites europeas, y especialmente los partidos de izquierda, contra la posibilidad de la democracia política como forma de gobierno.
    

Eso es todo.

[Viernes, 16 de Abril]

Los muertos y las muertas. Pablo San José García



PABLO SAN JOSÉ GARCÍA
?-1998

Pablo nació en Larache, Marruecos, y murió en Burgos. Toda su vida estuvo en La oficina siniestra de La Codorniz. “Ser funcionario hoy –escribió Fernández Flórez– todavía es lo peor que le puede suceder a un hombre. Alguna vez estuve metido en ese atolladero. Fue en Hacienda. Por treinta duros al mes pretendían que dividiese decimales. Fui un día y no volví. En los empleados hay que considerar dos grupos: uno, muy pequeño, que se dedicaba a escribir en los periódicos sin aparecer nunca por la oficina, y otro, muy numeroso, que iba a la oficina a leer lo que los primeros escribían en los periódicos.” Pero hijos de Pablo, autor de dos libros imprescindibles (La Oficina Siniestra y La Burocracia Tenebrosa), son también Doña Úrsula, Colegialas uniformadas (todas enamoradas de Marlon Brando), Un gitano con su trompeta u oso, Parias hindúes, Los Adánez...

IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

 

Viernes, 23 de Abril

 

Valle de Esteban

Entre Shakespeare y Cervantes


jueves, 22 de abril de 2021

Resiliencia o jipijapa

Miguel de Molina


 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Un consejo tribal, los jefes de las diecisiete tribus hispánicas y sus hechiceros (“expertos sanitarios”, para el vulgo), tendrá, por consenso cojonudista, la llave de nuestros derechos constitucionales. Es lo malo de las cartas otorgadas, como la del 78, que, con la misma mano que te lo da, te lo quita.


    El sanchismo no es absceso, sino espuma de un Régimen que sólo se entiende leyendo no “El Federalista”, sino “El Buscón”. Sánchez va de jumento resuelto a ser un gran ruido en España, como Madariaga dijera de don Niceto, El Botas, según su traducción del americano “I am a great noise in Illinois”. ¿A qué suena el sanchismo?
    

El franquismo sonaba a coplas en el patio de vecinos (¡ay, ese patinillo de los Lindo!), o eso decía Serrat, que hacía llorar, pena, penita, pena, a Lola. Y el sanchismo, también: ves al ministro plenipotenciario Ábalos con sus mozos de baúles y te sale tararear el “Don Triquitraque” de Miguel de Molina: “Ay, que don Triquitraque / Traca que traca, traca que traca / Rejuntando parneses / Con su comercio de jipijapa”… ¿Qué es esa “resiliencia” que tanto anuncia Sánchez? Pues el “jipijapa” de Don Triquitraque. “Ay, que don Triquitraque / Ha traío canela y clavo / Azúcar cande y oro nativo / Los colmillitos de un elefante / Coquitos frescos y un moro vivo”…


    Pero los sonajeros del sanchismo son las Montero: María Jesús, horrísona cual campana extractora, e Irene, “la hueca y hosca cigarra”, en verso suelto de Martí, que “grazna, llamando al otoño”, en el eterno mediodía de España.


    Nada me aterra tanto como ese par de voces, y creo entender, al fin, a aquel amigo alemán de Santayana a quien el temor al ruido no le dejaba dormir por miedo a que alguno lo despertara.


    –Solía bajar corriendo más de una vez, después de estar metido en su cama, para cerciorarse de que había cerrado el piano, porque de lo contrario podía entrar un ladrón y despertarlo al sentarse a tocarlo.
   

 Es lo que hice yo, tirando en un contenedor la radio y el televisor.

[Jueves, 15 de Abril]

Los muertos y las muertas. Gloria Fuertes



GLORIA FUERTES
1918-1998

“Se nos ha muerto el ángel puteado”, dijo Cela al conocer la muerte de Gloria Fuertes, la “poeta de guardia” que, al decir de Manuel Ríos Ruiz, tenía la fisonomía de una bruja muy limpia, pero era una hada madrina entrañable y milagrera a la que, al llegar el invierno, le dolía “el frío que pasan las castañeras”. Ríos Ruiz sacó a colación el villancico Hablan los pastores presentado por la “amiga de los niños” al concurso de una iglesia madrileña: “¡Ya está bien que se va a helar! / tanto adorar al Chaval / y nadie tiene reaños / de darle sus propios paños / sus sayas o su moral. / Tanta mirra y tanto incienso / y Él desnudito en el pienso / –pienso que nadie le quiere–. / Su tiritera me hiere, / en esta noche tan bruta. / ¡Muchachos traed viruta, / vamos a hacer una hoguera, / antes que se nos muera de frío la Salvación!”
 
IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)

Jueves, 22 de Abril

 

Valle de Esteban

Zidanes y Pavones