Follow by Email

viernes, 9 de abril de 2021

Del “bridge” al tute


Había que hacerse nuevamente con el Poder por las buenas o por las malas, y una vez dueños de él, asegurarlo muy aseguradito. ¿Qué era lo que se oponía al disfrute del Poder por los hombres del 14 de abril? ¿La clase media? Pues se la destruía. ¿El Ejército? Pues se lo desorganizaba. ¿El clero? ¿La aristocracia? Pues se acababa con la aristocracia, con el clero y con la industria. ¿España, en fin? Pues se hacía polvo a España, y asunto concluido 




Julio Camba
Sevilla, 29 de enero de1938

    Vuelvo a mi tema sobre los hombres del 14 de abril. Se iba muy a gusto, no cabe duda, en los coches oficiales de la República. Los de la Monarquía eran ya bastante buenos, pero la República se había propuesto renovar a España, y, como por algo tenía que empezar, empezó por los coches oficiales. Marcas nuevas. Modelos nuevos. Carrocerías novísimas... Cada coche estaba provisto de un aparato de radio con el que, según decían los entusiastas del régimen, se podían oír las emisoras japonesas en plena carretera de Extremadura, y aunque en esto no hubiese ninguna ventaja especial y fuese mucho más cómodo oírlas en casa, la idea de oírlas en la carretera ejercía verdadera fascinación sobre aquellos potentados de última hora.

    ¿Se imaginan ustedes la tristeza de ir en taxi, cuando no en el Metro o el tranvía, después de haberse habituado a unos coches tan soberbios? ¡Ir en taxi, señores, y por si esta humillación fuera poca, tener que echarse la mano al bolsillo del chaleco y pagarle al chófer la carrera como el común de los mortales que, sólo mediante estipendio y de una manera mercenaria, pueden disfrutar de los bienes de la vida!... ¡Ir en taxi y verse obligado, para matar el tiempo interminable de la cesantía, a jugar al tute en el Círculo de Bellas Artes, precisamente cuando uno empezaba ya a soltarse un poco en el bridge! ¡Tener que abandonar los brillantes salones de las Embajadas para comer, a lo sumo, en el Achuri o el Baviera, donde, a lo mejor, el mozo le trataba a uno de camarada! ¡No ser ya vuecenciado gorra en mano por los guardias, ni por los porteros, y peor aún que todo ello volver al café; volver, por recurso ineludible, a ese medio social, muy democrático, sin duda, y perfectamente igualatorio, pero en el que bien podrían establecerse algunas diferencias a favor de los prohombres demócratas y de los verdaderos partidarios de la igualdad!...

    –¡Acabemos con la política de café, plaga del gobernante! –había dicho un día desde el banco azul don Manuel Azaña.
  
Y después de haber dicho esto, ¿con qué humos querían ustedes que volviese al Regina a reunirse con Luis BelloAmós SalvadorSindulfo de la Fuente y demás políticos cafeteriles de su tertulia? ¿En qué estado de ánimo podría el hombre reintegrarse a su vida de siempre?

    Luego había las familias. Las familias que ya se habían habituado al coche, a las recepciones de palacio, a la conversación de los diplomáticos extranjeros y, sobre todo, a la envidia. Se habían hecho a la ilusión de ser envidiadas, después de haberse pasado toda la vida envidiando, y ahora dejaban de ser objeto para volver a ser sujeto de esa devoradora pasión que, al decir de Quevedo, está siempre flaca, porque muerde y no come.

    Era demasiado. Había que hacerse nuevamente con el Poder por las buenas o por las malas, y una vez dueños de él, asegurarlo muy aseguradito. ¿Qué era lo que se oponía al disfrute del Poder por los hombres del 14 de abril? ¿La clase media? Pues se la destruía. ¿El Ejército? Pues se lo desorganizaba. ¿El clero? ¿La aristocracia? Pues se acababa con la aristocracia, con el clero y con la industria. ¿España, en fin? Pues se hacía polvo a España, y asunto concluido...

    Y ya sé que en esta exégesis de la Revolución que estamos combatiendo, yo sólo tengo en cuenta factores puramente materiales, pero es que no hay otros. Aquel judío petulante, sabihondo y barbudo que se llamaba Carlos Marx creó la interpretación materialista de la Historia y, naturalmente, tanto los socialistas como los socializantes, procuran no desautorizarlo jamás con su conducta.

 HACIENDO DE REPÚBLICA
EDICIONES LUCA DE TENA, 2006

Luego había las familias. Las familias que ya se habían habituado al coche, a las recepciones de palacio, a la conversación de los diplomáticos extranjeros y, sobre todo, a la envidia. Se habían hecho a la ilusión de ser envidiadas, después de haberse pasado toda la vida envidiando, y ahora dejaban de ser objeto para volver a ser sujeto de esa devoradora pasión que, al decir de Quevedo, está siempre flaca, porque muerde y no come