Follow by Email

martes, 25 de agosto de 2009

A MIGUEL VIDAL



La muerte le cubrió con su manto: el alma voló de los miembros y descendió al Hades, llorando su suerte, porque dejaba un cuerpo vigoroso y joven.

Iliada, Canto XXII