Follow by Email

lunes, 3 de agosto de 2009

CAMBA Y LA ENCUESTA FEIJÓO

Borita Casas, Julio Camba y Juan Cristóbal


ENCUESTA FEIJÓO

Los padres gallegos prefieren educar a sus hijos en español

***


PARA HACER VERSOS, COMPRAR PESCADO Y HABLARLE A LAS GALLINAS

Por Julio Camba
22 de Junio de 1908


El gallego, que es un idioma dulce, armonioso y abundante en vocales, no sirve para la vida ni para la literatura. En gallego se pueden hacer algunas poesías –Rosalía las ha hecho maravillosas–, comprar algunos pescados y hablarles a las gallinas, a los pájaros y a las muchachas de aldea. Pero, ¿cómo va a tener nadie la pretensión, no ya de escribir una obra filosófica, sino de hacer en gallego un artículo político o una crónica periodística? No se habla gallego más que en las aldeas. En una ciudad de 500 habitantes –en Villagarcía, sin ir más lejos–, el gallego ya no alcanza para expresar las necesidades diarias de las gentes.

Es natural, porque el gallego se ha quedado atrás y porque toda la cultura de Galicia, desde muchísimos años a esta parte, se ha hecho en castellano. Ni siquiera hay unidad en el gallego, que, de aldea en aldea, se habla de un modo muy distinto. El gallego se va deshaciendo en el castellano, y ésta es su obra: la de enriquecer el idioma común con buena cantidad de expresiones pintorescas y de giros nuevos.

–¿Va usted a la playa?

–Sí, señor; le voy. En casa no se le puede estar.

Una de las cosas más simpáticas de la sintaxis gallega es ésta de dedicárselo todo al interlocutor.

Le estuve muy malita, pero ahora ya le estoy buena.

Si los labios que lo dicen son bonitos, es cosa de dar las gracias galantemente.

Aquí, en las rías bajas, hay un giro que se presta a muchos equívocos: ¿Y luego?

Se dice «¿Y luego?» como en Madrid se dice: «¿Entonces?» o «¿De modo que?»

Un amigo mío fue una vez a Madrid, entró por equivocación en una lechería a pedir un bock de cerveza.

–¿Puede usted darme un bock?

–No, señor. No tenemos.

–¿Y luego?

–Luego, tampoco.


(Del libro Maneras de ser español, de Luca de Tena Ediciones. Imagen de juancristobal.es)