Follow by Email

martes, 24 de junio de 2014

Hacia octavos en Brasil. Campeones en Córdoba

 Carroza triunfal

 Antognoni, Il Regista

 Abel Gómez, el Gran Capitán
Nuestro Pirlo

 Francisco Javier Gómez Izquierdo

 Gana Uruguay a Italia en partido trabado, a mordiscos y sin compasión. Se acaba Pirlo, elegante en su decadencia, pero decadente al fin, y pasa Costa Rica sin poder ver  a “mis ticos”. A los aficionados, Pirlo nos ha hecho disfrutar con su clase y a las aficionadas con su apostura, pero a mí siempre me ha parecido menos de lo que cantan sus panegiristas. Hay peloteros a los que se rinde incondicionalmente la prensa -este Pirlo o aquel Guardiola- y a los que todo les está permitido. No se debe entender poco aprecio hacia Pirlo en mi persona, sino que no me ha parecido jugador tan definitivo como nuestro Xavi ó aquel Giancarlo Antognoni que no tuvo la fortuna ó no quiso, que ya no me acuerdo, de jugar en el Milán, Inter ó la Juve para ganar títulos. Pirlo ha catado todas las exquisiteces europeas y mundiales, pero Pirlo siempre ha vivido en palacios nobles, mientras Antagnoni se fue a vivir a Florencia, como los artistas, y desde allí conquistó el Mundial de España, una Liga para la Fiore y a todo el elemento femenil europeo. El papel de guapo y elegante de Italia lo heredó Cabrini, luego Maldini y el honor lo paseaba hasta hoy Pirlo. Para los irredentos nostálgicos ninguno de los tres es Antognoni.

      La estrella del verano la tiene Uruguay y se llama Luis Suárez. Hablan de 70 millones por un chico al que le tengo apuntados los antecedentes y al que pretenden colocar en España de todas todas. Me doy por satisfecho si el que la hace la paga.

      Ayer jugaba “la España”, como dicen unos conocidos, y Córdoba esperaba en la estación del AVE, en Gran Capitán, en las Tendillas y 20.000 más en El Arcángel. Villa, el niño Torres, los Xavis...  pasaron al olvido el día que cayeron ante Chile y otros héroes sacuden  la voluntad de una ciudad impactada con sobredosis de júbilo.

    Un servidor se quedó con el Holanda-Chile porque Van Gaal siempre enseña cosas nuevas y es entrenador al que reconozco profunda devoción. Exceptuando Robben, Van Persie y pongamos Sneijder, el resto de los holandeses son futbolistas de tercer nivel. Tan poco talento lo arregla Van Gaal con  el atrevimiento de probar casi juveniles en un Mundial y con la dedicación que haga falta porque Vlaat, De Vrij y Martis Indi, estos dos últimos de 22 años, disimulen la vulnerabilidad. ¿Qué seleccionador hubiera tenido el atrevimiento de llevarse a este Menphis Depay adolescente? Menotti, ese falso gurú,  no se atrevió con Maradona. Holanda se deshace de Chile -no es tan fiero Chile-  y se las verá con México, que tampoco es lo que se dice. A las órdenes de Márquez, que no es de Córdoba a pesar de llamarse Rafael, sino de Zamora en Michocán, tierra donde cantan tigres, el equipo mexicano da más de lo que tiene con un Héctor Herrera sin pausa y un Guardado insolentón desde su pequeñez. El veneno escorpionero me da que les va a entrar por entre los centrales. Por entre el Maza Rodríguez y Héctor Moreno a los que Van Gaal los tiene estudiados, esa mala costumbre de Don Looooouis, como le llamaba uno que yo me sé, entre calvo y bronceado.
     
Como la estación del AVE me pilla cerca hice tiempo hasta el Brasil-Camerún y el México-Croacia y bajé a saludar a nuestros mundialistas particulares que volvían victoriosos como generales a Roma. Córdoba ya no mira al Mundial y está en las calles vitoreando a sus nuevos ídolos. Desde Gran Capitán hasta el Campo de la Verdad todo era personal. Mi gente se fue a un Arcángel abarrotado a cumplimentar debidamente, y es que Córdoba ya tiene su campeón particular.