Follow by Email

sábado, 28 de junio de 2014

Lujo

Barrio humilde en Kaohsiung, Taiwán 


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En mayo se supo que el turismo de lujo gastaba en Madrid un noventa por ciento menos que en París o en Londres, y en junio el Ayuntamiento de Ana Botella ya ha solventado la papeleta, y no me refiero a esa verbena con botellón a meñique levantado improvisada en la Milla de Oro con motivo de… San Jorge Juan.

    Sucede que el gasto en lujo que se hace en Madrid corre por cuenta del turismo chino, razón por la cual el Ayuntamiento, donde creen que el sueño de la humanidad es pedalear, ha transformado la Milla de Oro en un aparcadero de bicicletas.
    
Giménez Caballero cantó a la pierna de la obrera en la bicicleta, y su canto convenció a Franco, que quiso resolver el problema de la lucha de clases proporcionando a los obreros, en vez de sindicatos, bicicletas.

    Ahora, para ocultar la lucha de clases, está la socialdemocracia, pero Botella no se conforma con ocultarla; quiere eliminarla montando a los millonarios chinos en una bicicleta de perroflauta y que pedaleen, como un Lale Cubino cualquiera, desde el hotel, si quieren pulir sus visas en las Mil y Una Noches de la Milla de Oro.
.
    Esto de asociar chinos y bicicletas debe de ser cosa del ex director de “La Luna de Madrid” cuando la Movida, Tono Martínez, director del “think tank” municipal “CentroCentro Cibeles de Cultura y Ciudadanía” (“5Cs”), que se define como “espacio dedicado a la reflexión y la propuesta de vanguardia en las áreas de cultura, ciudadanía y gestión creativa de espacios públicos, donde se abordan temáticas de sostenibilidad, ciudad inteligente y eficaz y modelos de convivencia, entre otros, a través de plataformas para el debate y la exploración artística y empresarial”.
    
–El “5Cs” plantea un ejercicio de rediseño de lo público, buscando la ralentización y la profundización de los procesos culturales…
   
 Madrid, hoy, es que un millonario chino que sale del Ritz tenga que leer esas cosas mientras sube Serrano metiendo riñones en la bicicleta camino de Tiffany.

Milla de Oro en Madrid