Follow by Email

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Dobleces

Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

La doblez española, esta doble moral y este doble rasero setentayochista, nos ha llevado, como sociedad, a pintar culturalmente lo mismo que la blanca doble en el dominó.

El 11 de septiembre de 1986 publicaba Mingote en ABC la viñeta de García Lorca y Muñoz Seca sentados, de celestial cháchara, en una nube:

Todavía nos llaman rojo maricón a uno y fascista astracanesco al otro. Pero lo hacen sin rencor, sólo para justificarse por habernos asesinado.
García Lorca no fue un poeta social: cantó con angustia interminable la pena y la luna, pero eso, como veía Pemán, no da para oponerse a un régimen. Muñoz Seca no se había mezclado jamás en política ni escribió nunca en periódicos de derecha.
El 18 de agosto de 2015 la Biblioteca Nacional de Ana Santos Aramburu tuiteó: “Tal día como hoy era asesinado el poeta Federico García Lorca”.

El 28 de noviembre de 2016 la Biblioteca Nacional de Ana Santos Aramburu tuiteó: “Tal día como hoy murió Pedro Muñoz Seca”. Ante las mofas, la corrección: “Efectivamente la muerte de Pedro Muñoz Seca se debió a un fusilamiento”.

En realidad, a Muñoz Seca lo asesinan los comunistas de las sacas (incitados y jaleados por el ABC incautado) porque acostumbraba leer el ABC en el Café de Levante, con su café y su tostada.
Un día, al irse, una mujer le pide limosna. Él le da la tostada y el ABC, para que lo revenda. Otro día, la mujer desaparece. Y al día siguiente llegan dos mujeres, que dicen que la otra ha muerto y que ha hecho testamento. “¿Tenía fortuna?” “No, señor; pero a ésta le deja el ABC y a mí la tostada.”
Y, sin embargo, en el espléndido recordatorio de Muñoz Seca que Andrés Amorós publicó el domingo en ABC los duendes digitales de la imprenta deslizaron un subtítulo con eufemia (“el dramaturgo víctima de la represión guerracivilista”), que no es la novia de Pedro Infante, sino una alternativa a la blasfemia.

La “fascistoide” Memoria Histórica es la continuación de la guerra civil por otros medios.