Follow by Email

miércoles, 6 de julio de 2016

La City

 George Marshall


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Cristina Cifuentes, con el permiso de Aguado, el jefe del partido de Felisuco en Madrid, quiere traer la City a la capital de España, donde sólo se habla de la City y el City.

    El City es la nueva franquicia árabe del Rondo de La Masía en Manchester, y la City es el distrito financiero de Europa en Londres.

    Cifuentes cree que Inglaterra es una vieja rica con loro que ha cometido la extravagancia de suicidarse con el “Brexit”, y pretende heredar el loro, que es la City. No sabe que el negocio, o sea, el futuro, estará siempre donde esté Inglaterra.

    El “Brexit” es una victoria de la nación inglesa sobre la estadolatría europea, y eso supone que el futuro no será esta Europa de los Estados, sino una Europa de las Naciones, aunque cueste entenderlo en nuestra cultura partidocrática, incapaz de distinguir entre Nación, Estado y Gobierno, y la prueba es que son los estadócratas quienes llaman “fascistas” (“ultraderecha”, “extrema derecha”, “xenofobia”) a quienes combaten con un referéndum el gran chiringuito continental de los Estados de Partidos ingeniado por el general George Marshall.

    La socialdemocracia, cuyo tipo epocal “par excellence” es, desde Weimar, el estafador, se parece a la tauromaquia en que también aquí lo que abunda es el toro “juampedro”, o pueblo artista, manejable, que hace la noria tras de la muleta sin molestar al torero, que es frau Merkel, hasta que un día sale la encastada Inglaterra, que es como “Cazarrata”, el saltillo de Moreno Silva en el último San Isidro, que no se deja picar ni banderillear, a costa de ponerse en contra a toda la prensa, que le tildó de morucho.

    En cuanto a lo de establecer el distrito financiero de Europa en el Madrid de Carmena y Zapata, me da que Cifuentes y Aguado parten de una idea del mundo financiero parecida a la que Aguirre tenía de la filantropía de Sheldon Adelson, basada en una frase de camiseta de Brecht: “Los listos viven de los tontos, y los tontos, de su trabajo”.