Follow by Email

viernes, 1 de julio de 2016

Integrados

-¡Vístase de revolucionario, Pablemos!

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

En la Universidad de los 70 nos dieron un turre tremendo con un librillo de Umberto Eco, “Apocalípticos e Integrados”, que venía a ser como el Joselito y Belmonte del español ante la cultura de masas.

Los apocalípticos eran los contrarios a esa cultura, y los integrados, los que vivían de ella.

Así la integración política, concepto de un alemán, Smend, que sirvió para que en la República de Weimar, con el pretexto de un Ejecutivo fuerte, y con Kelsen en el papel de Manolo el del bombo de una monstruosidad democrática (los partidos convertidos en órganos del Estado), la representación de los electores fuera sustituida por la “integración de las masas en el Estado” (los diputados, meros comisionados de los partidos), y lo que comenzó como una timba de varios derivó en el partido único con bigote “cepillo” que todos conocemos.

Con la Guerra Fría a los alemanes, pueblo ocupado, les recuperaron su acreditada partidocracia, pero “tuneada” intelectualmente por el jurista Gerhard Leibholz, “traducido” en el 85 para la franquicia española del Estado de Partidos por Manuel García Pelayo, el de Rumasa, con un estilo tan chicloso que nadie leyó.

Ahora, ante la fallida conquista del Estado (¡a lo Ramiro Ledesma!) de Pablemos, que, como Rivera, tiene toda la pinta de estar puesto ahí por la mano que mece la cuna, ves que esa conquista no es tan fallida como parece, y que el tránsito del Apocalipsis de quéchuas de plástico en la Puerta del Sol a la Integración en los escaños de cuero/skai en la Carrera de San Jerónimo se ha consumado.
Este Pablemos pancista es un patético Lenín acariciando la cabeza del niño (¡los niños de Ana Rosa!): “Sólo tú algún día podrás perdonarme la crueldad de mi vida”.

Donde hay libertad no hay Estado.

Lenín mataba su agonía dibujando rascacielos Wanda. Su sueño definitivo, la fórmula exacta de su política, era la “electrificación de Rusia”. Dicho por Gecé: “¡Ser otro Pedro el Grande!” En España, Pdr Snchz.