Follow by Email

viernes, 31 de julio de 2009

EL CRIMEN DEL DÍA...


...29 de Octubre de 1857

BARCELONA, 29 de Octubre.- A la hora prefijada fue ayer puesto en capilla, en el vecino pueblo de Ripollet, el desventurado Francisco Vilaró, que hoy, a las doce del día, debe expiar su crimen en afrentoso patíbulo. La circunstancia de ser el reo persona muy conocida y bien relacionada, tanto en el citado pueblo como en los demás del contorno, ha aumentado el natural horror que la aplicación terrible, pero justa, del fallo del Consejo de Guerra debía ocasionar. También el Juan Bordás, que debe presenciar la ejecución, es persona muy conocida.

Según los datos que arroja el proceso, fue él quien, mediante la miserable cantidad de cuarenta duros, indujo a Vilaró a que cometiera el homicidio, y este último, fiel a su infernal promesa, esperó al desgraciado Alcalde Don José Cot, en ocasión en que visitaba sus tierras, y le disparó su escopeta con la mayor resolución y sangre fría y cuando ya la infeliz víctima se había apercibido de su intento.

En virtud de oficio dirigido a los Directores, las respectivas corporaciones, varios hermanos de la congregación de la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y de la cofradía de los Desamparados, se constituyeron ayer en Ripollet antes de la hora en que el reo debía ser puesto en capilla, a fin de auxiliarle durante el tiempo que permaneciese en la misma.

Es digno de encomio, y es otra nueva prueba de su ilustrado celo, el edicto que acaba de publicar el ilustre Sr. Alcalde-Corregidor en que se dictan muy acertadas disposiciones relativamente a la venta de leche y arreglo de las lecherías. (Diario)