Follow by Email

lunes, 14 de septiembre de 2020

La democracia del Kichi


Recuento de votos


El nuevo Carranza
 

Francisco Javier Gómez Izquierdo

El señor alcalde de Cádiz se he emperrado, utópico él, en un imposible. Cree el hombre que rebautizar lo que nació con estigma de eternidad es un asunto simple y facilón para la gente que lleva la vara de mando. Sin el respeto debido al aniversario del estadio Ramón de Carranza por su 65 años este último 3 de septiembre, ni al Cádiz CF por sus 110 desde la  fundación, el 10, antier, del mismo mes, reunió don Kichi, el pinturero alcalde gaditano, una comisión de la que ya dimos cuenta. Que si filósofos, profesores, feministas, uno, dos o tres historiadores, concejales,... todos de la facción que se llama a sí misma progresista. ¡Ah! y un vecino del barrio Manuel de Falla/La laguna. Del fútbol había un representante de los ultras de las Brigadas, caro al alcalde y otro del resto de peñas. El Cádiz desestimó su presencia por mantener la exigible dignidad y por si acaso registró en la oficina de Patentes y Marcas el nombre “Estadio Carranza”, denominación aceptada en la entidad nacional por procedente en Derecho.

     Don Kichi, en evidente demostración de su ignorancia futbolística, pidió a los gaditanos, incluidos los cadistas, que votaran el nombre más apropiado para el Ramón de Carranza porque “dice” la Ley de Memoria Histórica que hay que cambiarlo. Entre los que queremos al Cádiz CF “rula” una lista con apariencia de acta de la reunión del jueves con las votaciones que pidió don Kichi. La lista es demoledora y conociendo un poco a los gaditanos dice muy a las claras que el Carranza se va a llamar Carranza toda la vida. Lo van a llamar Carranza los gaditanos, los cadistas, los valencianos, los parisinos, los neoyorquinos y los de Egea de los Caballeros. Don Kichi puede que rebautice al Ramón de Carranza como "Tacita de plata", arrebatando el mote/piropo que siempre ha llevado Cádiz u... ocurrencia más desastrosa, Bahía de Cádiz, como si en vez de al “furbo” fueras al Carrefour de San Fernando. A malas, Nuevo Mirandilla, en recuerdo de cuando el Cádiz se integró en los salesianos. Este último nombre llevaría a rebuscar entre el azul y el amarillo de los colores de Juan Bosco que adoptó el Cádiz y ahí aparecería otro emperre: el de cambiarle los colores por religiosos  y además “el amarillo está maldito p’a loartista”, como cantaba Manolito Santander.

   Resulta que más de 600 votaron Ramón de Carranza y más de 600, Carranza a secas.  No se especifica el número exacto, podrían ser hasta 60.000 o 10.000, o 25.000...o 601, que también. No se detalla el número de los gaditanos indignados con la inclinación cainita de la autoridad municipal de distinguir buenos nosotros y ellos los malos que votaron “por coraahhe, joé” llamarlo Francisco Franco o Santiago Abascal y ya el primero de entre los cien votos está Mágico González seguido del de Tacita de Plata que corresponde a los 119 cursis inevitables en cada ciudad. Después se salta con 77 votos al nombre de Bahía de Cádiz, apropiado más para un centro comercial que para sustituir al Carranza y así hasta los 10 votos que se ha llevado Pepe Mejías.

     La democracia del señor alcalde no entiende de sufragios universales y echando mano de su, dicen los gaditanos que vena trotskista, ha decidido anular los nombres propios. “No valen nombres propios” soltaron don Kichi y su servil facción tras el escrutinio y ante el estupor e indignación de varios miembros de la comisión que querían parecer formales. Las peñas del Cádiz y los vecinos de La Laguna sacaron ayer unas notas más de repulsa que protesta por haber participado en tan vergonzosa comisión. Don Kichi y sus concejales con el novedoso requisito “anti-nombre propio” acusaron a los miembros de practicar “fraude de ley” si mantenían el nombre del más votado y... estamos a la espera de lo que ordene la autoridad. Como cuando los franquistas.

     ¿Y qué hacemos con el himno que se canta en cualquier ocasión cuando llega lo de “...cada rincón, cada escalón de mi Carranza...”? ¿Habrá que echarlo a la tumba del gran Manolito Santander y no volverlo a cantar nunca más? ¿Sabe usted don Kichi la que tiene liada sin ninguna necesidad?

         No se sabe cómo va a acabar el cerrilismo y los ignorantes alardes -futbolísticos y de paisanaje- de don Kichi pero creo que el nombre de “Tacita de Plata” va durar lo que dure este hombre de alcalde. El gaditano va a llamar al Carranza “lo que el Kichi diga, no te joe...”, pero Pelé, Beckenbauer, Gento, Luiz Pereira... van a seguir diciendo Carranza al Carranza sin “fraude de ley”... y por supuesto a los cadistas no hay alcalde que les quite lo que más quieren. ¡Qué poco los conoce!