Follow by Email

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Explicación


 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Bien poco nos hacen, para lo que, en la mayor impunidad, podrían hacernos. Y como la mejor forma que tienen las cosas de explicarse es por sus consecuencias, ahí tenemos al doctor Simón y al fiscal Navajas, quienes, como explicadores oficiales del Régimen, han hecho suya la dedicatoria de lord Byron a Coleridge en su “Don Juan”:
   

 –I whis he would explain his explanation.
    

Vamos, que ya les gustaría poder explicar sus explicaciones (el “me voy a meter el dedo en la nariz” del doctor y el “resultaría desmesurado auspiciar una responsabilidad penal en los ministros aludidos” del fiscal por lo de “la Coviz”).


    Adornan al fiscal un sentido hegeliano de la historia (el quien manda, manda, del Espíritu Absoluto) y “el pensamiento psicológica y dialécticamente acabado del teólogo nórdico”, aunque Navajas proceda de la escuela granadina, igual, y esto es lo asombroso, que juristas del alcance de Nicolás Ramiro Rico, el del animal ladino, o Antonio García-Trevijano, el demonio de la Transición, ésa que ahora se echa como una mula vieja a rumiar la alfalfa comunista de la “memoria democrática” que tanta falta nos hace, pues uno, que ya es adulto, no consigue recordar cuándo al español le ha sido dado elegir, en votación directa y separada, a su representante y a su gobernante, por mucho que los yesaires del Consenso insistan en pasarnos por el lomo la llanilla de sus columnas de escayola liberal.


    Navajas ya se opuso en 2012 a la “memoria democrática” de las víctimas de Paracuellos, que se “acordaron” de Carrillo. Según su doctrina, la memoria de Paracuellos no producía “terror”. ¿Terror jacobino, blanco, anarquista, marxista, suicida? “Terror”. Y no le valían las últimas palabras de Muñoz Seca ante la fosa común:
    

Sólo una cosa no podréis quitar, y es el miedo que tengo.
    

Los estigmas bacigalupanos de González, la ensoñación lucianesca del “Prusés” y los “desmesurados auspicios” de la Coviz explican la tautología “Estado de Derecho”, o derecho que dicta el gobierno.