Follow by Email

viernes, 4 de septiembre de 2020

Dividir

 


Rolf Peter Sieferle

Ignacio Ruiz Quintano

Abc

La manda testamentaria de Franco era la unidad, y la unidad no se le cae de la boca a Pedro Sánchez. ¿Cómo se logra la unidad? “Preveyéndola”.

Chegamos ata aquí co máximo consenso –celebra Feijóo la expropiación del Pazo de Meirás.

Para los profesionales del sindicato del poder, el consenso es la unanimidad que da estabilidad, frente a la incertidumbre de mayorías y minorías del juego democrático. Dicho por su mayor estudioso: “Como idea pasiva de consentimiento, el consenso permite eludir la imputación de responsabilidades personales: nadie responde en un consenso”.

Frente al consenso de los partidos y los medios de comunicación, el disentimiento queda recluido en la esfera de la locura o del crimen.

Pedro de la Preveyéndola pide unidad, pero está pidiendo unanimidad (¡la “unanimidad violenta” de Heidegger!). Dicho por la mujer más extraordinaria que viera nunca Stendhal:

En todo país donde veáis una Asamblea de hombres siempre de acuerdo, estad seguros de que reina el despotismo, o que el despotismo, si no es la causa, es el resultado de la unanimidad.

La “unidad perica” es la “unidad de poder y coordinación de funciones” franquista, y quien se oponga, divide. A esta mentalidad totalitaria llaman “socialdemocratismo”, cuya esencia estriba en que toda diferencia es insoportable, dicho por Sieferle, ex marxista y ex asesor de cambio climático de frau Merkel, que ahora despacha esos asuntos con Greta Thunberg.

Entre los alemanes, la experiencia de la diferencia resulta escandalosa.

Este “socialdemocratismo fundamental” habita hoy la izquierda norteamericana, radicalmente antidemocrática, procedente, al fin y al cabo, de Alemania. En todos los medios (que son el mismo medio) Trump “divide” porque no comulga con las ruedas de molino de un Habermas (“Jabermás”) del NYT para quien la democracia es una gimnasia sueca.

Una vez se haya descompuesto la carroña del Leviatán –avisa Sieferle–, los gusanos se matarán unos a otros.