Follow by Email

sábado, 12 de septiembre de 2020

Arribismo


María Kosty 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc

La cultura okupa, con su “k” griega, es la sublimación del espíritu arribista, y de ahí su éxito en España.

El arribista es un burgués impaciente condenado a hacer la croqueta, ese estilo español de adular, ante el poderoso, contra quien, al mismo tiempo, va acumulando odio (gatos en la barriga) que estalla en desplante o grosería el día que ese poderoso desaparece. Uno ha conocido unos cuantos, aunque siempre cuando empezaban, que te abordan para ponerse en pista, o cuando acababan, que te abordan para que les des la conversación que nadie les da ya. Entremedias, ni saludan.

La generación de oro del arribismo español es la de la Transición, con su culto a la vanidad y su horror al aburrimiento, sin un Stendhal para contarlo.

Una generación –dijo alguien entonces– que de modo deliberado rebaja la edad de jubilación académica y profesional para producir plazas vacantes, y la vuelve a subir una vez que han sido ocupadas masivamente por ella.

Eso, los arribistas de los 80. Los de ahora son obligados por los prestamistas a lo contrario, y el gobierno retrasará la jubilación. Es lo que se llama “un griego”.

Grecia es una criatura muy cruzada. Churchill presumía de habérsela arrebatado al comunismo como “un hierro del fuego, el día de Navidad” (Stalin pretendía quedársela), pero luego frau Merkel, para recuperar sus dineros, colocó a Tsipras y sus perrillos pastores, con cuya vigilancia la oveja se deja esquilar sin menearse. ¡Un griego!

Ni en el cielo ni en el infierno hay esnobs, nos dice Santayana, pero sí en el gobierno:

En el gobierno ciertas personas están en lo alto del árbol y merecen sin duda estar ahí en tanto que han encontrado el método adecuado para trepar. Su vida es el ideal de la nuestra.

Pero el esnobismo, avisa, devora a los que no están reconciliados consigo mismos y ahí está el ministro de la porra, guionizando el apellido de papá al de mamá, previamente tuneado éste con una “k” griega de Bizkaia o de María Kosty