Follow by Email

jueves, 5 de enero de 2017

Pioneritos

El perro tuitero

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Para los navegantes de La Moncloa, Twitter es un Mundo Nuevo, y María Soraya lo quiere gobernar.

Me gustaría que las Cortes y el Gobierno fuésemos pioneros en abordar los derechos digitales –dijo en la Comisión Constitucional, donde se debate si Twitter, como en su día el mar, debe ser “res omnium” o “res nullius”.

Cuando el Mundo Nuevo era América, españoles y portugueses se lo repartieron trazando una raya en Tordesillas: el testamento de Adán, lo llamaron los humoristas gráficos de la época, y algunos indios recalcitrantes “humorearon” en su protesta contra un rey que les parecía loco, si repartía lo que no era suyo.

María Soraya, que viene de la parte de Tordesillas, quiere trazar, en acotación del mar digital, una raya en Twitter: una “ratio scripta”, para sentirse representante de una ciencia “positiva”.

Un meridiano decide sobre la verdad –volvería a decir hoy Pascal (“Vérité en deçà des Pyrénées, erreur au delà”).

El meridiano de Pascal, explica Carl Schmitt, sólo es el meridiano de las líneas de amistad de su época, que abrió un abismo entre la libertad (ausencia de derecho en un estado natural) y el ámbito de un estado “civil” ordenado.

En el principio, todo el mundo era América.

In the beginning, all de world was America –escribe Locke.

En el principio, todo el mundo era Twitter (una tierra de nadie, como el estado natural de Hobbes), pero, una vez trazada la raya soraya, sólo lo serán, a título de pioneritos (“¡radical title!”), los tertulianos de guardia.

Los derechos –dice María Soraya– estaban protegidos en analógico, pero estamos absolutamente desprotegidos en digital.

¡El “nomos” digital!

Este afán de poner puertas al campo digital nos devuelve a la época fascinante del descubrimiento psicológico de “lo global” y el gran cambio histórico que llevó de las líneas hispano-portuguesas de partición (“rayas”) a las líneas franco-inglesas de amistad (“amity lines”).

La idea debe de ser controlarle a Trump el "decreto-tuit".