Follow by Email

miércoles, 18 de enero de 2017

La despedida

El legado de Obama

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Cuando Curro Romero saludaba a la verónica, siempre se despedía con una media. Una, no tres.

En la calle yo no me despido de la gente tres veces.
Obama lleva catorce despedidas, y todas con llanto. Los medios ponen el lacrimatorio debajo del lagrimal del moribundo, en pugna por la última lágrima (“la que viene después del combate de la agonía”), y es como si encerrasen su alma inaprehensible.

Se despide César Augusto –fingen decir.

Un Augusto del marketing y el glamour socialdemócratas, que no ha tocado nada que no haya traicionado. Cuando llegó a la Casa Blanca, se dijo (lo dijo Mary Beard, del ramo de los romanos en Cambridge) que era la reencarnación de Septimio Severo, primer emperador afro-romano de Roma. Y fui a Gibbon, que retrata así a aquel hombre:

Prometía para engañar, lisonjeaba para destruir, y por más que viniese a ligarse con juramentos y tratados, su conciencia rendida al interés se avenía siempre a descargarle de sus comprometimientos... La posteridad, que estuvo viendo las aciagas resultas de sus máximas y su ejemplo, fundadamente lo graduó de autor principal en la decadencia del imperio romano.
Desde que retiró el busto de Churchill de la Casa Blanca, le vino grande el cargo a Obama, que ahora llama a “proteger la democracia”, que sólo él (él, que no ha hecho más que dar discursos y firmar órdenes ejecutivas) y su gente combaten al deslegitimar, para explicar la derrota, la Constitución americana. Su legado: Congreso, Senado y Presidencia, en manos republicanas.

¿Y Europa?

¿Por qué hemos de enredar nuestra paz y prosperidad en las redes de la ambición, la rivalidad, el interés o el capricho europeos, entreverando nuestros destinos con los de cualquier parte de Europa?
Eso es un discurso de despedida: lo pronunció Washington (escrito por Hamilton). Por mucho menos, la biempensante socialdemocracia europea viene pintando bigote de Hitler a Trump.
Hamilton, dijo Talleyrand, “habría divinizado Europa”.