Follow by Email

miércoles, 29 de agosto de 2018

El economista

Liberalio Tonto Útil


 
 Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Al economista de Ciudadanos, Garicano, un liberalio de los de máster en astillero, andorga antigua, memoria flaca y algo de color, la exhumación de Franco le sabe a poco.
 
Sacar los restos del dictador del brutalmente siniestro Valle de los Caídos es necesario, pero ese lugar requiere un plan integral que vaya mucho más allá de la exhumación. Por ejemplo, eliminar la simbología fascista.
 
Hombre, Garicano, y después de Franco, ¿a quién echamos de sus tumbas? ¿A sus ministros de la gobernación?
 
En cuanto a eliminar la simbología fascista (“arte degenerado”, decían los nazis en estos casos), la cosa se complica. Pase lo de cargarnos el Ave, de inaceptable simbología fálica (más lo fascista/marinettista que es la velocidad), pero ¿y la Cruz de Cuelgamuros? ¿Es fascista la Cruz? ¿Por sus brazos en alto? ¿Por romana?

    ¡Ah, la fría estética fascista! Roma. Mussolini. Clasicismo decadente. Estado Total. Pintura Metafísica. Pintura Total. Quememos, antes de que escapen vivos del manicomio, a De Chirico y a Carrà. ¿Y la Artesanía Total de Gropius en Weimar? ¿Y la Homeopatía Total de Toni Roldán?

Mientras, “La città che sale”, irradiando futurismo, que es fascismo, en Nueva York. Pronto, cerillazo a Boccioni, que hiere la sensibilidad de un liberal de Valladolid, nublándole la visión para sus investigaciones económicas. Pero ¡un momento! ¿“La città che sale” no inspiró a Picasso para su “Guernica”? Hay quien dice que sí. Ante la duda, ¿se suspende la cremación?
 
La verdad es que para un investigador económico con tiempo libre, como se le presume a un liberal, el desafío estético más interesante (aunque laborioso) sería descubrir las causas racionales por las cuales el capitalismo ha derrotado al socialismo en todos los campos menos en los de la comunicación… y el arte. ¿Por qué Marx está muerto y, en cambio, viven (¡y reinan!) Malevich, Kandinsky y Klee, la peste igualitarista que mató el arte? ¡Votad a Garicano y que ardan Cuelgamuros y la Bauhaus!