Follow by Email

sábado, 4 de junio de 2016

Espartaco

Leni de Aranoa


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Pablemos, que no se quita el batín de andar por nuestras casas, ora en “Der Sieg des Glaubens” de Leni de Aranoa, ora en “Estilos radicales” de Susan Griso Sontag, dice que su padre, funcionario del ministerio de Trabajo de Franco, el ministerio falangista por excelencia, quiso ponerle, antes que Pablo (en homenaje al bizarro ferrolano que amenazaba de muerte a Maura en el Congreso), o Germinal o Progreso o Espartaco.
Estos bueyes tenemos y con estos bueyes aramos.

Qué bonito, Espartaco. Stalin, el “Vozhd”, estableció el dogma histórico de que Espartaco acabó con el imperio romano, no importaba que Roma todavía no fuera imperio ni que viviera otros quinientos años. Espartaco por Stalin… o por Santoni, que es el trato que dan a Pablemos las alegres comadres del Windsor mediático. ¡O Hilario!
Entre los juncos y la baja tarde / ¡qué extraño que me llame Hilario!

Hilario en Madrid, y en Washington, Hillary.
Le pusieron “Hillary” sus padres por la decepción de que no fuera varón –dice Robert Mitchum a Deborah Kerr en “The Grass is Greener”.

Pablemos, desde luego, tiene más de Hillary que de Espartaco, por no decir de Germinal (Germinal Iglesias parece firma de pocero) o de Progreso (Progreso Iglesias parece firma de áridos).
Como Hillary-Blancanieves, a Pablemos lo completa Errejón como don Marcelino a Luis Miguel Dominguín, aunque a Errejón, para llevarlo en brazos, y por las cosas que dice, habría que vestirlo con pantalón corto y zapatos Gorila, ay ho / ay ho / ay ho, ay ho, ay ho… / We dig dig dig / from early morn till night…

O sea, el “derecho a crear ciudad” (“Civitas Dei!”) que Rita la Asaltaora concede a Zapata, el bufón de la “Shoah”. 
Dicen que Rita y Carmena, con el tentempié de esas croquetas febles que fríe la alcaldesa, discuten la “Civitas Dei” como no se hacía desde la controversia del jurista Schmitt con el teólogo Peterson sobre la teología política.

El futuro de mañana es sólo el pasado de pasado mañana.

León de Riefenstahl