Follow by Email

martes, 28 de junio de 2016

Mia Farrow




Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Dicen que Snchz anda tras de Errejón como Florentino Pérez tras de Pogba.
    
Si Errejón se fuera con Snchz, ya podría decirse del becario “black” (al que las urnas han puesto cara de cascabel pisado) lo que Ava Gardner dijo de Frank Sinatra cuando “La Voz” se casó con Mia Farrow:

    –Siempre supe que acabaría casándose con un chico.
    
Uno siempre ha sabido que Errejón acabaría de Ludolfo Paramio, mirando por el sextante como un mono por un tubo para determinar la conjunción astral del cambio, que en la filosofía del progreso siempre tiene lugar a 28 de octubre.

    El mundo fue creado el 28 de octubre del 4004 antes de Cristo, según las famosas cuentas de Userio, cardenal mayor de San Patricio, quien, para esquivar el carbono 14 de los geólogos, que le echan al mundo más años, argumentó que Dios dejó signos engañosos de mayor antigüedad a fin de poner a prueba la fe de los hombres.

    El 28 de octubre de 1982 llegó a España el felipismo, que se hospedó en una suite del Palace, a diferencia del perroflautismo, su hijo natural, que se hospedaría en una quéchua en la Puerta del Sol, descendientes de los radicales que el 28 de octubre de 1647, liderados por Freeborn John, presentaron en Londres un “Agreement” con exigencias curiosas que debían establecerse como postulados fundamentales y ser sometidos a la aceptación popular: que el Parlamento dependiese del pueblo; derechos de conciencia y de servicio militar obligatorio; supresión de los Tribunales de excepción; igualdad ante la ley; y seguridad y bienestar del pueblo como base de la legislación. Excluían de semejantes conquistas a los papistas y reservaban el derecho de sufragio sólo para “los bienintencionados” (exactamente igual que, por el “Brexit”, piden nuestros más finos “demócratas de toda la vida”).

    Fueron aplastados por Cromwell, pero a John Carlin le han contado en algún bar que la “democracia representativa” la patentó Inglaterra. Y Disraeli, conde de Beaconsfield, con esos pelos.