Follow by Email

viernes, 26 de octubre de 2018

Cuzco

Louis de Funes


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Cuzco no es únicamente el ombligo inca en el que los Ábalos (¡qué voces, las suyas, en el Senado!) aterrizan como los Pizarro, en familia. También es un perro pequeño, el perro cuzco. Yo conocí uno, de nombre “Fosco”, mentiroso como él sólo. Viendo, por ejemplo, que al “hacer de cuerpo” en la alfombra del salón le caían collejas de sanción, resolvió robar los truños que un gato compañero suyo de pupilaje depositaba en un cajón de arena que había en la terraza y trasladarlos a la alfombra del salón, a fin de que el félido compartiera con él la mano del amo.
El recuerdo de “Fosco” me lo ha traído el video de las “fragonetas” de Macron, estadista cuzco, trasladando de extranjis inmigrantes subsaharianos (supongo que se dice así) de la muy serenísima república francesa a la no menos serenísima villa de Irún, que es una manera de cruzar la muga tan discreta como la ideada por otro estadista cuzco, Pujol, cuando abastecía a los mendigos de billetes de avión sin vuelta.
La hipocresía, lo dice incluso Bloom, es la maldición, en la actualidad, de las universidades y de los medios de comunicación, con lo cual Orban es un fascista, y Macron, un liberal (ya avisa Scruton, ahora en Madrid, de que el liberalismo es “un estado mental inusual”) multiculturalista. Cuzco, pero multiculturalista, que se sube a un palé y repite, sin pestañear, eso de que cada cultura es un bien en sí mismo, mientras las “fragonetas” de su ministro Castaner cruzan el Bidasoa (“Queremos reforzar la presencia del Estado en este paso”) cargadas de inmigrantes perplejos, aprovechando que, en este lado de la frontera, al cuidado de la muga tenemos de teniente coronel Kilgore al ministro Marlaska, absorto en sus justiperitaciones del medallero policial, que quien lo vea no sabrá si al frente de ese ministerio está un juez o un chatarrero.
Como buen estadista cuzco, Macron se ve Napoleón, pero con esas “fragonetas” es Louis de Funes contando el chiste del borracho en una puerta giratoria.