Follow by Email

lunes, 1 de febrero de 2016

Carnavales

 La asociación de la hermana de la concejala

Fermín Salvochea
 El ídolo de El Kichi


Francisco Javier Gómez Izquierdo

        Hoy empiezan las semifinales del Carnaval  y al parecer hay cierto disgusto entre el sector crítico de los aficionados porque se ha quedado fuera la chirigota de Manolito Santander, el autor del oficioso himno del Cádiz: “..me han disho qu’el amarillo / está maldito pa lo’artista / y ese color sin embargo / es gloria bendita para los cadistas..”.  El Carnaval de Cádiz es toda una religión y aunque los hay que como un servidor lo miran sin reglamento y sin exigencias, cada vez aparecen más puristas que acusan a las comparsas de gritar sin ton ni son y se molestan con los chirigoteros cuentachistes. Hablan de lo antiguo, del tres por cuatro y de Paco Alba como si recitaran los diez mandamientos, y la verdad, a mí me parecen unos “jartibles”, dicho sea en su parla.

       Mi chico, del que no me explico su fanatismo por el febrero de Cádiz, esperó hasta la madrugada del domingo el fallo del jurado para, como todos estos años, acostarse cabreado. “El Love no da la talla, pero como es el Love....”, no para de repetir, y como por mucho que miro las actuaciones no acabo de distinguir a los buenos cantantes y a los malos músicos no me atrevo a confrontar pareceres. 
A semifinales pasan las agrupaciones de casi siempre: J. Carlos Aragón, Antonio Martín, Martínez Ares, el Selu, el Love, Manolín Gálvez, Julio Pardo... Los mejores. Entre los que está la comparsa de Bienvenido en la que Kichi ya fue hace unos años alcalde  “...como Salvochea”. “Hay que decir que es más guapo que la Teo” dicen los de Podemos en la comparsa y “...aquí pa lo que usté mande / la comparsa del alcalde..” cantaba La Comunidad, como se llaman este año al que fuera hasta el pasado su“punta jurado”.

     No crean ustedes que en el Falla se ataca demasiado a políticos e instituciones. Se emperejilan las charlas de cantina y se canta lo que gusta oír con un “mamón” por aquí y un “carajote” por allá, dicho sea sin faltar. A mí no me suenan a díscolos y contestatarios y por eso me quedo con el Selu, un tipo que sabe hacer reír sin meterse en política, pero el Carnaval es un Concurso que sale en la tele y que genera un dinerito al que no haya revolucionario que quiera renunciar. Porque ésa es otra. En esta edición todos los concursantes quieren parecer podemitas antisistema, pero los usos y costumbres del patronato y la alcaldía tienen, conforme cuentan los que saben, uniformidad secular.

      Fernando Santiago es un veterano periodista gaditano al que sigo por parecerme el mejor cronista de la ciudad. Fernando lleva afeando durante años los comportamientos municipales y no le queda más remedio que acusar al Kichi de los vicios enquistados en el Ayuntamiento. Dice Fernando que echa de menos “...los principios de los 80, cuando llegó al Falla el presidente de la Junta, Rafael Escuredo, y no le dejaron pasar”.  Las puertas del teatro las guardaban militantes comunistas de la época que odiaban las recomendaciones y tuvo que ser el mismo alcalde, Carlos Díaz, quien arreglara el desaguisado. Con la mayoría absoluta del PSOE “...el Falla se convirtió en el mayor colaero de la historia, a veces duplicando el aforo a base de jetas...” “La peluquera amiga de Josefina, la cuñada del alcalde y gente así ocupaban lugares de honor en el palco municipal. La llegada del PP no cambió las cosas si no los colaos..”  Con Podemos estamos en las mismas. Credenciales para familiares y amigos y una concejala, Ana Fernández, que facilita entradas a una hermana para que las reparta todo presumidota hasta por el “guasá”.  Han pillado a la hermana de la concejala Ana ofreciendo un palco a unos colegas como ofreció entradas para el Cádiz-Murcia con el agravante de que la moza no se ha cortado en poner :”...para que me diga mi hermana lo que hay”. El peticionario. “..Chari, si quedan, soy el siguiente en la cola. Querré 4, please”. Al rato habla Chari, la hermana de Ana, la concejala :”Chicos, 4 entradas (un palco) es lo que hay disponible. Ponerse de acuerdo”.

     El Kichi, la Corporación, y  sobre todo la concejala han salido en defensa de Chari:  "¿Es que mi hermana no puede ser miembra (sic) de una asociación sin ánimo de lucro? Hay asociaciones interesadas en asistir a los eventos que organiza el Ayuntamiento, entre otras la de mi hermana”.
    
Hoy los gaditanos ya saben que en Cádiz hay una ¿Asociación Cultural? –con subvenciones, creo-  que se llama Mueve Ficha. ¿Es imaginable mayor chirigota?