Follow by Email

viernes, 25 de junio de 2010

Tu quoque?

Pantalla gigante en París para ver el Mundial de Suráfrica.
Anelka ya tiene pillado sitio



Francisco Javier Gómez Izquierdo

Pues sí... también la otra. Primero, una Francia amotinada, y esta tarde, una Italia depresiva han devaluado el último Mundial de Alemania y devaluarán aún más el de Suráfrica. Fueron finalistas hace 4 años con un fútbol especulativo y soporífero. Creyeron poseer la vitamina de la eterna juventud y la protección de la Fortuna... y gente que no pasaría de pordiosera entre banqueros, como Suráfrica o Nueva Zelanda, han sacado los colores a los que tenían a la Victoria de querida. Les llegaba cuando más la necesitaban. Siempre estaba de su lado, presta a saltar en el último instante... sobre todo al de los italianos. Posiblemente la sorpresa más grande de este Mundial. Para quien esto pone, inimaginable... pero ha ocurrido. Nunca entendí a aquel Luca Toni, ni a este Iaquinta. ¿Y qué tiene Montolivo? Siempre llegaba un Gatuso o un Camoranesi que remataba con el culo... menos esta tarde. Mourinho a este equipo lo hubiese metido en la final... pero con él hubiera jugado Palombo, a falta de Thiago Motta. Ahí queda la Victoria, rota, magullada y a pesar de todo elegante... dispuesta a ser recogida por manos (perdón, pies) más suaves.

A Esolovaquia la dará un repaso Holanda (mi selección favorita en todos los campeonatos), pero que le quiten "lo bailao". Vittek será objeto de deseo en Italia y Bossi acertará en lo de que habrá nuevos eslovacos en el Calcio, pero, jugando con el 95% de los boletos de una falsa lotería que él mismo se inventó, ha errado en la aventurada relajación de los jugadores del Este.

¿Y Paraguay? Pues ahí está, y eso que faltaba el Dante López. Un día, si no se me pasa, voy a hablarles un poco del Dante López. Gerardo Martino, que llegó a jugar en el Tenerife con Redondo, Dertycia, Pizzi... aprendió a tejer en el centro del campo una particular tela de Ariadna en la que Riveros es su Chano particular.

¿Qué decir de Japón y ese Honda de cabeza oxigenada? Pues que es ejército disciplinado, no se cansa y tiene una técnica que por fin reconocerá el Occidente redondo. En el CSKA la fama se la llevan Krasnic, Mark González y Dzagoev, y aunque ya tanto fútbol visto se me amontona, tengo la imagen de un gol de falta convertido por el rubio de bote, creo que ante el Bayern o el Wolfsburgo, espectacular. Uno no está obligado a ser exacto en el dato, pero tengo claro que en aquel partido me pareció incansable. Merecen pasar a costa de unos daneses que hoy han estado penosos (con lo bien que jugaba Tomasson con Pellegrini) y un Camerún que ha copiado todo lo malo de Francia. No en vano, se entienden en el mismo idioma.

...Y por último, Holanda. Mi favorita particular. Posiblemente con los peores mimbres de las últimas décadas, pero capaces de hacer cestos bastantes "apañaos".
Hasta el sábado de madrugada no podré ver el España-Chile. Hay personas a las que se les ocurre programar cosas a las que uno no puede faltar y no quiero empezar a ser maleducado, por lo que hasta el sábado no comentaremos la clasificación de "los chicos" de Del Bosque.

-Chicos, bien, fenomenal... -decía el gran Kubala, siempre pendiente que si de un Krivokucha o un Katalinski.


La Victoria de Samotracia, huidiza sin perder majestad