Follow by Email

sábado, 26 de junio de 2010

La Visa del Toro



José Ramón Márquez

Me entero por “Toro, torero y afición”, que a su vez cita a COPE, que la Mesa del Toro, hartos sus componentes, o Caballeros de la Mesa del Toro, de no decir nada desde su creación hasta el día de la fecha, han anunciado que han puesto en el mercado una tarjeta de crédito, la Visa Mesa del Toro.

Ya era hora de que apareciese en el mercado financiero una tarjeta como ésta, hombre, que parece increíble que, desde que los del Chase Manhattan Bank inventaron eso del dinero de plástico hace más de medio siglo, no haya habido nadie a quien se le ocurriese esto de la tarjeta visa del taurineo, que ahora cuando vayas al Ercilla o al Colón, como no saques esta tarjeta, te van a mirar como a un paria.

En los años sesenta y primeros setenta todo el rato estaban dando la murga con lo de la quiniela taurina, que decían que gracias a ella la gente iba a llenar las plazas, pues tenían la idea de que la gente iba al fútbol por las quinielas y pensaban que si hacían una de toros (una oreja, un uno; dos orejas, un dos; estuvo importante, una equis) la gente estaría como loca llenando las plazas y esperando el recuento millonario. Ilusiones de un pasado no exento de inocencia que un día que tengamos un poco de tiempo contaremos en estos Salmonetes... Pero lo de la Visa no es una ilusión, es una cosa seria de verdad, porque tú te vas al Carrefour con la Visa Mesa del Toro en la cartera y te llevas los avíos del cocido contantes y sonantes, a crédito, y además con la modalidad de pago diferido, por si vas apuradillo ese mes. Y es que ya se veía venir, desde que se creó la Mesa, que toda esa gente que la compone era gente de ideas modernas y avanzadas y que el tiempo que llevaban en un mutismo absoluto, que mucho malintencionado decía que era porque no tenían nada que decir, era por mantener en secreto su jugada maestra, la noticia bomba del nacimiento de esta Visa Mesa; que mucho decir por ahí que El Pipo era un genio, pero que alguien diga si acaso se le ocurrió crear la Visa El Cordobés, de tan genio como era.

A mí, así a vuelapluma, la primera utilización que se me ocurre de este nuevo medio de pago por parte de los Meseros es que la lleven el día que por fin les reciba el abuelete Oliart -el de TVE sin publi- para que le puedan invitar a almorzar en El Paraguas. Con lo que le gustan al vejete las fabes y las verdinas a precio de angulas, seguro que se enternece y se allanan con prontitud los problemas de los toros en el ente. Claro que para ese caso igual tienen que ponerse a inventar antes la Visa Mesa Oro, que hay algunos a los que es mejor comprarles un traje -preferiblemente si es de Milano- que invitarles a comer.