Follow by Email

martes, 29 de junio de 2010

Brasil-Holanda, en cuartos

El fútbol total, se decía entonces


Francisco Javier Gomez Izquierdo


En Gamonal, el barrio más populoso de Burgos, donde se festeja a San Pedro más que a San Pablo, a mediados de los 70 se fundó un equipo que no me acuerdo cómo se llamaba, y que vestía como el Ajax. Todos éramos del Ajax. Cruyff, Neeskens, Rep... nos tenían hipnotizados. La final del 74 queríamos que la ganaran Cruyff y Rensenbrick , pero descubrimos el ramalazo anarquista que anida en el espíritu de los holandeses, cuando vimos a Cruyff hacer lo que le daba la gana en aquel partido que se llevó al huerto Beckenbauer y el tosco Torpedo Muller. Hasta entonces Holanda no había sido nadie en el fútbol y las dos finales perdidas en el 74 y 78 hicieron de los tulipanes los abanderados del buen gusto... Y un servidor sucumbió a sus encantos. Después de aquello, sólo una Eurocopa. Poco botín para lo que merecen. El famoso 12-1 a Malta, en el fondo significó que Hipólito Rincón merecía más que Gullit.

Los jugadores holandeses siguen siendo los mejores de Europa, por mucho que el Real Madrid los repudie. Su selección está ganando los encuentros en Suráfrica a la chita callando. Sin que se note. Como sin querer. No llaman la atención, pero Robben, Sneijder, Van Persie... y un tal Elía que sale por ver si está activo el genio que lleva en sus botas van a encontrarse en cuartos con los mejores. Con Brasil. Si además de los magos de arriba, Heitinga, De Jong y Van Bommel tienen su día, la canarinha puede llevarse un disgusto, pero estos tres elementos es difícil que alcancen a la vez un buen rendimiento.
Holanda hoy ha ganado a Eslovaquia, selección que demuestra que a octavos puede pasar cualquiera. Como pasó Chile, conjunto que ha gozado de todos los parabienes de crítica y público, gracias a un entrenador que al parecer es el nuevo profeta del fútbol, sin reparar en que le vimos entrenar al Español y tenía más discurso que método. Sigue igual. Jugando a disparar sin puntería.

Brasil es el favorito. El más favorito. Siempre está ahí. Como Benito en Moncalvillo, donde yo pasaba los sampedros de Burgos. Dunga es tan ingeniero como Mourinho, pero con mejores albañiles. No es un pamplinas, y sabe lo que se precisa para ganar. Tiene cosas de mucho mejor entrenador que Bielsa, favorito de ese periodismo que mira y no ve. Por ejemplo, hacer de un mediocre volante izquierdo en el O. Lyón un extraordinario lateral en estos tiempos que tanto escasea la especie: se llama Bastos y nació en Pelotas. También ha quitado de chupar a Robinho, lo contrario que pretende Maradona con Messi.
Y mañana, nosotros. Confío mucho en el equipo y más teniendo en cuenta que Portugal es Cristiano, y nadie como Piqué y Puyol han sabido parar al astro que ciega desde las vallas publicitarias. Lo malo es Capdevilla, eterno lateral izquierdo al que no se le ha sabido buscar heredero... y Capdevilla está para muy pocos trotes.


San Pedro en la portada de la Iglesia de Moncalvillo
donde está de fiesta Benito Vilda con sus 109 años.
Felicidades