Follow by Email

sábado, 2 de junio de 2018

"Handbagging"

España
Berlanga


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

La Biblia llevaba razón: los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz, porque la astucia es una inteligencia mediterránea (Ulises, la zorra de Esopo, Pujol), y el marianismo, ¡oh luz y taquígrafos!, sólo un bolso olvidado en un escaño.

Cuando la horda entra por la ventana, el marianismo sale por la puerta y deja el bolso para que sus flabelíferos puedan decir que allí se sentó Thatcher.
Por supuesto que soy obstinada en la defensa de las leyes –decía Thatcher–. ¡Para eso llevo un bolso!
Y de ahí sacó el thatcherismo su “handbagging”, o forma de propinar psicológicamente bolsazos a tus oponentes. El bolsazo del marianismo a la horda que venía a quitarle la silla con una moción de censura.

Siendo vicepresidente del gobierno, cuando el general Muñoz Grandes se enfurruñaba con Franco, para demostrar que no asistía al consejo de ministros porque no quería, y no porque estuviera enfermo, se iba al café para que lo vieran. Enfurruñado con la situación, Mariano, que da nombre al marianismo, dejó un bolso en su escaño y se fue a un restaurante a echar la tarde apurando el último bourbon antes de que la guerra arancelaria de Trump lo ponga imposible para una pensión de cesante.

¡Qué “momento schmittiano”! –se oyó suspirar a Lassalle, ideólogo del marianismo.
Como señorito convencido de que sólo deben votar los señoritos, Lassalle dice que todo esto ocurre porque “la democracia se ha plebeyizado” (sic), aunque lo más schmittiano de este momento que uno ve sea la idea de Schmitt de que “los marxistas de hoy son los burgueses de pasado mañana”, que ya está aquí, si te cruzas en la Gran Vía con la portavoz comunista con cara de venir de pagar los impuestos del chalé en la sierra.

Un bolso en el escaño y dos versos del checo Ivan Blatny: “Hacer algo, ¡qué agobio! / No hacer nada, ¡qué tedio!” El marianismo. Y su consigna para votantes y demás lúseres: “Puesto que esos misterios nos superan, finjamos ser sus organizadores”.