Follow by Email

lunes, 28 de noviembre de 2011

La bikera de Varsavsky y el ciclo-fascismo


Por la calle se desliza, / la pérfida bicicleta.

(Jorge Guillén)

La idea es que Fon vaya a estas ciudades y compre unas 1000 bicicletas. Las bicicletas, que por supuesto serían naranjas (el color de Fon), tendrían un identificador y un candado que se activa a través de una tarjeta SIM. Algo parecido a esta bicicleta, que tan solo cuesta 99 libras, o esta otra, por el equivalente de 45€. Así que por solo 50.000 € se pueden distribuir 1000 bicicletas nuevas en una ciudad entera. Sumemos a eso unos 20.000 € por cada candado activado con una tarjeta SIM de 20 € y se tendrán 1000 bicicletas con estos candados. ¡1000 BIKERAS! Algunos comentarios de los lectores del blog en inglés sugerían además que las bicis tuvieran publicidad, convirtiéndose por ejemplo en bicis de Starbucks, y que entonces Starbucks quisiera invertir el dinero inicial...

Otra idea es que las personas sin hogar o sin trabajo pudieran recibir formación simple de cómo arreglar estas bicis: engrasarlas, ajustar los frenos, etc. Probablemente, las bicis no tendrían marchas, así que no sería una tarea difícil, y esas personas podrían recibir algo de dinero...

Más que nada, pienso en lugares en los que la gente sea educada y honesta sin necesidad de estar constantemente pendiente de la seguridad. Lugares como Japón, Noruega, Suecia, Dinamarca, Alemania u Holanda. Curiosamente, en India, el país con mayor número de pobres del mundo, el vandalismo no es común. Esta actitud no se basa en la pobreza, sino en la cultura. El equipo de SoBi tiene que gastarse $500 para asegurar una bici de $50. Por eso creo que teniendo suficientes bicis en una ciudad, robarlas sería contraproducente. Aunque aún si las robasen, tendrían que aparcarlas en algún sitio y entonces otra persona la “robaría” sin saberlo, pues de alguna manera es una propiedad pública...

Debería añadir que soy un fanático ciclista desde que trabajaba como mensajero mientras estudiaba en Nueva York. Justamente, tras tener la idea, me fui a montar en bici a la Sierra de Madrid...

Click


Madrid
Palacio Real

Kaohsiung (Taiwán)


El ciclo-fascismo de Giménez Caballero
Click y Click

(Vía A. M. P.)