Follow by Email

domingo, 27 de noviembre de 2011

Getafe 1, Barça 0


Francisco Javier Gómez Izquierdo

No se pensaba que pudiera pasar, pero ha pasado. Al amo del fútbol en España (el señor Roures) sólo le puede salvar un triunfo del Barça en el Bernabéu. Lo contrario sería una liga sentenciada... ¡¡en diciembre!! El interés del campeonato lo alimentan dos equipos y, si uno de los dos se marea, todo el misterio se desbarata. Los puristas dirán que el Real Madrid puede pinchar donde menos se espera, y dirán bien... pero la pinta que tiene este año el Madrid no es la de dar la razón a los bienquedas de “la liga es muy larga”, “todos los equipos tienen un bache”, “pueden venir lesiones”, y patatín patatán.

El Milán de Sacchi era invencible hasta que le cruzaron los balones y al Barça de hoy ya le empiezan a jugar con arañas laboriosas en dos filas ordenadas. La calidad suele romper la red y pescar los puntos pero en éste campeonato que llaman “bipolar” no se permiten más de tres ó cuatro errores. Mourinho se bajó del burro a tiempo y renunció a convertir a Coentrao en Stielike. En Bilbao y Getafe, al Barça se le ha visto el refajo y Valdés, al que tanto se ensalza, tiene cosas de caldero viejo. Es un error y mucha autosuficiencia no evitar el córner del que nace el gol de Valera y ensayar el partido del Bernabéu eliminando al delantero centro no se puede hacer con Villa y Alexis. En los dos últimos encuentros no ha salido el experimento. Las arrancadas verticales de los delanteros merengues causan pánico entre las defensas rivales y no hay cobertura que no acabe por sucumbir. Si dentro de quince días el partido del Bernabéu es un uno en la quiniela, el Barça se centrará en la Copa de Europa, y la competición será un horroroso aburrimiento. Los dos machos alfa convertirán los partidos de Liga en entrenamientos intensivos con vistas a la Champions y los aficionados atenderán a un Betis-Real Sociedad ó un Zaragoza-Osasuna en busca de la emoción que puede llegar a perder la lucha por el título. Será entonces cuando al señor Roures no le saldrán las cuentas, por la sencilla razón de que el fútbol no sólo es para júligans a los que gusta ver ganar a su equipo por cuatro o cinco goles. Ayer, ni el Madrid jugó contra el Atleti, ni el Barça contra el Getafe. Ayer, el Madrid jugó contra el Barça y ganó... y el Barça jugó contra el Madrid y perdió. Un ejército de júligans cayó en la tribulación y otro se acostó borracho de euforia... Los aficionados de verdad ven como se desinfla el negocio... de Roures y al señor Roures le han empezado a quitar los primeros millones desde Cataluña. Su patria.