Follow by Email

sábado, 11 de enero de 2014

Pantalones


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Se anuncia para mañana el Día sin Pantalones en el Metro.

    El objetivo es tomar el Metro y, en cuanto se cierren las puertas, quitarse los pantalones… a ver qué pasa.

    “Romper esquemas”, lo llama la organización.

    Y salvo que quien tenga uno delante sea el violador del portal o el violador del ascensor, libres por la carambola Parot, no sé qué esquema le puede romper hoy a nadie en España, el país de “con Fraga hasta la braga”, un gedeón en calzoncillos, y con el pantalón en la mano, en un vagón de Metro.
    
Después de todo, lo espontáneo en el hombre… es el gorila, cosa que pasaban por alto quienes celebraron la espontaneidad del defensa central Puyol cuando recibió a la Reina en toalla-taparrabos porque “la Roja” había alcanzado la final de un campeonato del mundo.
    
Esto está en los clásicos: es Carlyle quien establece la diferencia entre el hombre civilizado y el salvaje... en los bolsillos.

    Lo espontáneo, pues, es el taparrabos, y lo civilizado, la corbata: Camba tenía una que semejaba un pulpo o un quipo peruano y que le había proporcionado uno de sus mayores éxitos sociales.
    
Ni que decir tiene que el Día sin Pantalones en el Metro es una conquista cultural de la democracia, que iguala por abajo.

    El Estado del Bienestar puede crear un Banco de Alimentos Para Mascotas De Personas Sin Recursos como el de “Amics Per Sempre”, pero no un mendigo como el que Pemán conoció en Córdoba, que le pidió una limosna para comprarse un sombrero.

    ¿Por qué un sombrero y no una rosca?

    –Entonces, señorito, ¿cómo voy a saludá?
    
Al grado de vulgaridad que hemos llegado en Europa (el “fascismo de la vulgaridad”, en expresión de Steiner), si lo que se proponen los jefes del movimiento “No Pants Subway Ride” es romper esquemas, donde esté un mendigo quitándose el sombrero que se quiten todos los mileuristas que un día al año cambian la oficina por el Metro para bajarse los pantalones y, con eso, “épater la bourgeoisie”.