Follow by Email

martes, 27 de enero de 2015

"Estepaís"



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Este folio no va de Grecia, y eso que se nos ha muerto (¡se nos ha muerto como del rayo de Syriza!) Demis Roussos, sino de “Estepaís”.

Juntos por un gran país –ha sido el lema de la convención pepera en Madrid.

¿Qué país?

Rajoy es tan socialdemócrata como Zapatero, pero en el juego de clichés, igual que Zapatero recurría publicitariamente al “Gobierno de España” para hacer ver que no era tan rojo, para hacer ver que no es tan facha Rajoy recurre en su propaganda al “Estepaís”, un invento de la socialdemocracia alemana para los alemanes que no se atrevían (con razón) a decir su nombre.

Las palabras, pues, como las ideas, siguen llegando a España como llega una chistera a una playa de salvajes.

Aunque ya nuestro 98 tuvo afición al “En-este-país” (giro inicial peyorativo), “Estepaís” es hoy la forma vergonzante del vergonzante “Verfassungspatriotismus” (“patriotismo constitucional”), un invento del profesor Dolf (para no decirse Adolf) Sternberger pregonado por Habermas y distribuido en España por el importador de chisteras (pedanterías, para entendernos) Peces Barba, que carecía de la gracia marxista que adorna a Monedero, para quien la patria no es la Constitución, como pretenden los piperos de la política, sino el dinero, que es lo marxista.

Yo soy el centro de la derecha light –dijo Floriano el día de su ascenso.

Derecha light es la que, en vez de decir España, dice “Estepaís”. Y llegado el caso, dirá también “gobernanza”, un invento del tigre Strauss-Kahn rápidamente cantinfleado (de Cantinflas) por Felipe González y “puesto en valor” (del “mettre en valeur” de “Cahiers du Cinéma”) por Cebrián, el académico enchisterado.

Como sabemos por Camba, detrás de los hombres enchisterados van sus admiradores:

Miren, señores, miren. Miren qué chistera tan buena se ha puesto nuestro jefe. Es la más grande de todas. Fíjense en el brillo que tiene. ¿Qué otra chistera más que ésta se podrá colocar al frente del Gobierno?
Ninguna.