Follow by Email

viernes, 30 de enero de 2015

Ciencias

Parecen cigarras, pero son lenguas de pato en el Chino Verdadero


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

La policía y la economía no son ciencias, pero, mezcladas, pueden llegar a parecerlo.

En Carabanchel han sorprendido a unos “policías científicos” mejorando sus estadísticas con pruebas falsas, que es lo mismo que en Grecia hace un “economista científico” con las finanzas.

El “economista científico” se llama Varoufakis y es ministro… de Finanzas en un gobierno comunista/fascista sin mujeres, no sabemos si porque los machos alfa de la Hélade quieren expresar así su resentimiento de género contra frau Merkel o su rechazo estético a la “Agora” de Amenábar.
Tsipras no pasa del “resentimiento bienintencionado” de Toni Negri, e ignora que Occidente es cosa de dos señoras: la esposa de Escipión el Joven, que se encaprichó de la cultura griega, y la madre de Constantino, que se encaprichó de la cultura cristiana.

Mas Occidente no está pendiente de Tsipras, sino de Varoufakis, cuya ciencia se reduce a explicar la crisis con el cuento de la cigarra y la hormiga.

En Europa predomina la idea de que todas las cigarras viven en el Sur y todas las hormigas en el Norte, cuando lo que tienes son hormigas y cigarras en todas partes –dice Varoufakis, y los papanatas que lo escuchan (periodistas, políticos, profesores) ponen los ojos como bolitas de alcanfor.

Varoufakis es un charlatán que busca mejorar su estadística mediante pruebas falsas, pues no hay imagen más amañada que la de la cigarra holgazana, propagada por una tuna lírica que va de La Fontaine a Varoufakis pasando por María Ostiz.
Cigarra, canta cigarra, que ya está llegando el día
De la hormiga sabemos por la biografía que le escribió Maeterlinck. Pero ¿qué sabemos de la cigarra?

La cigarra es un lúser que vive bajo tierra y chupa raíces hasta que, para morir, sale a la superficie y entretiene la agonía con su flamenquito de verano. Si almacenara comida para el invierno, sería tan gilipollas como los que saludan a Varoufakis como al Einstein de la “ciencia económica”.