Follow by Email

martes, 26 de abril de 2011

Silencio a la madrileña

Rosco (flechado) en pleno ermón de su Montaña
el Domingo de Resurrección


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Para aficionar a la gente al tenis, en Madrid han empapelado las vallas con el siguiente reclamo publicitario: “Su grito alcanza los 101 decibelios, igual que una sirena de policía.” Y ponen la foto de una Lílí Álvarez moderna (“yo nací, perdonadme, en la edad de la pérgola y el tenis…”), que es como si para aficionar a la gente a la ópera pusieran la foto de un Pavarotti con los kilómetros por hora que alcanza su revés. Bien, pues a pesar de la ópera y el tenis, yo no creo que la gente esté por los gritos. En la corrida del Domingo de Resurrección hubo seis toros con sus correspondientes seis silencios. El silencio de Las Ventas no es el silencio de La Maestranza, que es un silencio impostado: en la tauromaquia sevillana, como en el tenis madrileño, no está permitido hablar para así poder escuchar los gritos de las tenistas y los toreros, que el grito es el último grito de la psicología, cuyos profesionales lo recomiendan para quitarse de encima el miedo y el estrés. En los toros el auge del grito ha coincidido con la decadencia del volapié. Es natural...

Seguir leyendo: Click

La Maestranza de Morante y Arrabal

El grito