Follow by Email

jueves, 19 de febrero de 2015

Los muertos y las muertas. Katharine Hepburn


KATHARINE HEPBURN
1907-2003

Cuando el productor John L. Mankiewicz presentó a Katharine Hepburn y a Spencer Tracy, ella comentó: “Es bastante bajo para mí, ¿no?” “No te preocupes, querida –le replicó Mankiewicz–. Ya te recortará hasta que le vengas bien.” Y así fue. Hepburn descubrió con Tracy el significado de la expresión “Te amo”. “El amor –dirá ella– no tiene nada que ver con lo que esperas recibir, sino con lo que esperas dar, que es todo... Yo amaba a Spencer, para mí lo primero era él, sus intereses y sus demandas... Comíamos lo que a él le gustaba; hacíamos lo que a él le gustaba; vivíamos la vida que él quería...” Tracy murió de madrugada en la cama de Hepburn. “Ahora ya sólo pienso en morirme. Ha de ser un verdadero alivio, ¿no les parece? El sueño eterno. Si hay una vida de ultratumba, espero reunirme con Spencer.” Tuvo la fascinación de las mujeres a quienes se les queda la ceja alta cuando se les besa en el hombro desnudo.

IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)