Follow by Email

sábado, 21 de febrero de 2015

Canorea

Canorea sentado entre la selecta crítica


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Noche de cine antiguo en el periódico, con el Rey entregando a Miura el Premio Taurino de ABC.

Por un miura, “Jocinero”, que en 1862 partió el corazón a Pepete en Madrid, el Congreso casi prohíbe los toros.

Desengáñese usted, don Eduardo –dijo el marqués de Saltillo a Miura–: en España ya no quedan más que dos ganaderías de postín, la mía, de toros mansos, y la de usted, de bueyes bravos.
El conde de Santa Coloma fue una tarde a la plaza con un ganadero a cuyos toros injuriaron las cuadrillas con banderillas de fuego.

Y sobre tó, ¿pa qué son las banderillas de fuego? –dijeron los peones–. Pa usarlas.
¿Y para qué son el cura y la extremaunción? –dijo el ganadero–. Pa usarlos también. Con que a ver si los usáis mañana, que hay miuras.
Pero la socialdemocracia se hizo también con la tauromaquia: desapareció de las plazas el toro, y ahora, en vez de hombradas, se habla de volutas y aletazos.

El nuevo lúser de la fiesta es Canorea, el empresario de Sevilla, al que cuatro figuras de confitería quieren echar de la plaza para poner el águila y el nopal.

A Canorea, listo, progre y descuidado, no le ha cogido un miura, sino Morante. Y dos veces.
Morante hace gracia porque lo mismo se invita a un día en lancha a cambio de llevar la comida, y la comida que lleva al barco es un perol de sopa, que se presenta en tu casa a llevarse para la suya un nido de cigüeña (con cigüeña) porque ha oído que da suerte.

Canorea compró cinco corridas de monas para Morante, que no va a Sevilla, y tendrán que despacharlas los Javier Castaño. ¿Y la gracia? Gracioso sería que Javier Castaño le dejara a Canorea colgado con cinco corridas de rabiosos (Cuadri, Escolar, Victorino, Conde de la Maza y Miura) y que las despacharan… los Morante, a barbillazos.

Si Canorea, ay, fuera audaz, donaría las monas a la Gota de Leche y montaría (¡por probar!) una feria “a la francesa”: venga toros y fuera batas de cola. Es decir, los de los c… a mandar, y los del arte, a acompañar.