Follow by Email

jueves, 26 de abril de 2012

Lo último de Melquiades, el esquilador

El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estragos y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen.
Juan, 10 11-18

______________
Su historia completa: Click