Follow by Email

martes, 4 de julio de 2017

Prensa

Achille Campanile

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Lo cuenta Achille Campanille: Gutemberg sentía pasión por el teatro, pero no tenía dinero para asistir a las funciones; solicitaba invitaciones, pero los cómicos le decían nones; y se propuso inventar algo que le permitiese entrar gratis; probó a echar arena en los ojos del portero, pero fue detenido…

Y una noche surge el chispazo, se presenta en el teatro y dice simplemente: “Prensa”. “¡Prensa!”, grita el portero como un eco. Y lo deja entrar.
En la granja europea resulta tan extraña la política –la política es lucha por el poder, y aquí el botín se reparte por consenso (“¡la democracia son formas!”, decían los franquistas redomados)– que nos escandalizamos con el espectáculo americano de Trump contra la prensa, un desafío con las dimensiones y la belleza del de Enrique VIII contra la Iglesia de Roma, si bien en una prensa que llama “loco” al presidente, “p…” a su esposa y “discapacitado” a su hijo menor cuesta dar con un Tomás Moro: si acaso, un tal Jimmy Carr, productor de la CNN, que sabe que no va a ir a la Torre (la libertad de expresión es otro invento americano) por decir que “el presidente está j… loco” y que ocupa el cargo porque “los votantes son estúpidos de cojones” (“stupid as shit”), concepto acuñado por el español Pedro Castro, ex alcalde de Getafe, que dijo que había que ser “tonto de los cojones” para votar al PP.

La CNN de Carr, el “Post” de Bezos y el “NYT” de Slim, todos castristas de Pedro Castro, progresan adecuadamente: primero no se lo podían creer; luego fingieron creer que la elección la había hackeado Putin (ésta es su idea de la cordura); y ya admiten que la decidió el voto popular… pero de los “estúpidos de cojones”.

¿Y ahora qué hacemos? ¿Capar a los machos “stupid as shit”, como propuso Fernando Villalón para acabar con la plaga de langosta en el campo?
El país va al despeñadero –anuncian las Casandras de guardia, que no han oído hablar del periodismo de las “Sedition Acts” en la época de John Adams.
Prensa.