Follow by Email

miércoles, 19 de julio de 2017

El chupito

Periquito que vola, periquito a la cassola


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Una tertuliana de la segunda dinastía egipcia se encampana en la TV del Estado contra las amenazas de Trump a Maduro:

¿Es que quiere cargarse el diálogo? –pregunta, entre vendajes, con ese tufo de Agencia Tass de todo lo internacional en España.

El tufo Tass cumple lo que Revel llama cuádruple función de la ideología: instrumento de poder, mecanismo de defensa contra la información, pretexto para sustraerse a la moral haciendo el mal con buena conciencia y medio para prescindir del criterio de la experiencia.
En lo internacional, los productos de nuestra Academia compiten con las fresas de Lepe y los raf de Almería: “guerrilla”, “cojones” (Truman Capote en “A sangre fría”), “tortilla”, “gilipollas” y, ahora, “de la ley a la ley”, ese chupito jurídico, mezcla de Torcuato y Kelsen, que, tomado al pie de la letra, causa estragos, como sabían Rubio Llorente y, sobre todo, García Pelayo, estudioso de Schmitt y quien no por nada murió en Venezuela, donde Maduro ya compara el plebiscito de la MUD (jurídicamente, una encuesta de la oposición para derribar un hamponato) con el referéndum de Cataluña, donde Pere Soler, el Patton de los Mossos, ha traducido al catalán el dictum “de la ley a la ley”:

Periquito que vola, periquito a la cassola.
Al pie de la letra, el birlibirloquesco “de la ley a la ley” hace que el poder constituido se convierta en poder constituyente, y que le vayan dando al abate Sieyes, pues de lo que se trata es que la manteca no cambie de manos, una vez echado a perder el régimen, con el miedo de los que están a los que vienen y la codicia de los que vienen por los bienes de los que están. Es el chupito que se toman los sediciosos catalanes para poner la urna, los hampones de Maduro para montar su Constituyente y los lúseres de la MUD para leguleyear con su encuesta.

Mientras, “Newsweek” fantasea con que Hillary es presidenta: “Who runs the world?”, pregunta Hillary. “Girls –le responde Huma Abedin–. Girls run the world”.