Follow by Email

miércoles, 14 de diciembre de 2016

La Cía



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Desde el principio le vino el cargo grande. Y tampoco se ha matado a trabajar: en ocho años de marketing y glamour no ha tenido tiempo de cerrar Guantánamo (su mejor promesa electoral), y sólo se recuerda de él un discurso a lo Meritxell, la concursante de “Gran Hermano”, en El Cairo; unos mojitos con los hermanos Castro (los malos de “Más allá del Río Grande”) en La Habana; y, al final, un mes de mítines a destajo por la Unión, como un Moragas cualquiera, para ganarle unas presidenciales a Hillary que luego ganó (contra todo el dinero, toda la prensa y todo el gobierno) Trump, personaje ante el que Obama se reveló como un personajillo cuando, ¡siendo el presidente!, y rodeado de bufones, quiso humillarlo con sus mofas de guionista de “Saturday Night Live”, mientras los bárbaros echaban abajo las puertas del imperio y los gansos mediáticos callaban como tusos.

Con la propaganda invertida en Obama, ¿quién tapa ahora que fue un lúser? ¡La Cía!

Obama no pierde. Es que Putin nos truca las elecciones.
Obama habrá visto la serie de Nieves Herrero sobre Serrano Súñer y se ha quedado con el “¡Rusia culpable!” del cuñadísimo.

No es tan tonto el juego: es tonto Obama si admite que Putin se le mete en las urnas en las elecciones y en los recuentos (siempre gana Trump); pero no es tonto, para el “agit-prop”, lo de la Cía, que pasea el espantajo de Putin para estorbar que Trump entierre la Guerra Fría que enterró Reagan y que resucitaron como negocio los Clinton (¡el “establishment”!), que van a estirar ese chicle hasta donde puedan. He aquí el “casus belli” para los dos poderes formidables que en este momento se enfrentan en América, que es decir en el mundo, sin más sujeción que una Constitución de siete artículos que una de las partes, la que se arroga la representación de la Moral Superior, no respeta.

¡Rusia culpable!

Ésta es mi Cía, la que echó de comer a toda la intelectualidad europea de los Cuadernos del Congreso por la Libertad de la Cultura.