Follow by Email

sábado, 17 de mayo de 2014

No lo vi

Ay, la guerra fría

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    El mundo de Valenciano es un taburete de tres patas.

    La primera, el “Getsemaní” de Pablo Abraira, ora gavilán, ora paloma.

    La segunda, la filosofía del Che. “De vacaciones le metí la nariz a la filosofía”, confesó un día el comandante argentinoché, “pero me encontré, uno, con que en Cuba no hay nada publicado, y dos, con mi desconocimiento del lenguaje filosófico: luché con el maestro Hegel y en el primer round me dio dos caídas”.

    Y la tercera, con la Biblia de Felipe González, en cuyas páginas, según él, habita el Héctor homérico.
    
Al parecer, en el debate español de Europa, Cañete no quiso entrar ni en “Jesucristo Superstar” ni en Hegel ni en la Biblia “para no parecer machista”, entendiendo por machismo aquello que Maeztu decía de un tenorete napolitano que, al rellenar la ficha policial, escribió: “Maccio ma non fanatico”.

    No lo vi, pues me pilló leyendo “La edad de oro del boxeo”, de Manuel Alcántara, gloriosamente glosado aquí por David Gistau.
    
Le ofrecen al cubano-español un racimo enorme de plátanos verdes –anota Alcántara en su crónica del combate de Legrá–. Como una gran canana. El árbitro, suizo (¡como Blatter!). “¡Segundos fuera!” (con la rabia que en el boxeo se tiene a los segundos…)

    Leer las crónicas de boxeo de Alcántara en vez de atender al Valenciano-Cañete no menoscaba mi reputación de europeo de mi tiempo, pues a mí, más que las elecciones de Estrasburgo, me preocupan las de Kiev, que son el mismo día, y donde la movida más simpática está entre un oligarca chocolatero y un campeón del mundo de los pesados, Vitali Klitschko (quédense con este nombre), un “hombre fuerte” en la Ucrania de los liberales de Svoboda, donde ya se ha colocado de consejero del gas el chiquillo de Joe Biden (uno que quería bombardear Siria), igual que el chiquillo de Platini logró colocarse un día en los Sports de Qatar.

    –¡Urtain! ¡Urtain! ¡Urtain! –gritan nuestros “mass media”, con camiseta de la guerra fría.