Follow by Email

jueves, 19 de diciembre de 2013

Copa entre semana

 Bar de tapas

Arcos de la Frontera

Francisco Javier Gómez Izquierdo

Viajeros europeos de los últimos siglos reprochan a los españoles sus ínfulas de hidalguía y una enorme capacidad para el odio. Seguimos sin educar el carácter y así cuadrillas racistas que tienen en mucho más al español de Ulldecona que al de Benavente se arrogan el derecho a enriquecerse recetando nacionalismo que como se sabe es cancerígeno desde el mismo embrión.
 
      Padres de la doctrina vasca y catalana han formado rebaños independentistas a los que habría que aplicar eximentes en su fanatismo por ser las criaturas inimputables, al incapacitarles los sacerdotes del nacionalismo de la facultad de pensar. El español, locoide por naturaleza, tiene soluciones extravagantes para los problemas que inventa lo mismo da el nacionalismo que la pobreza ó el fútbol. En Andalucía, una casta de nuevos señoritos que se cree imprescindible por virtud democrática se ha apoderado del dinero público porque al parecer “no es de nadie”. No se dan cuenta de que para que ellos tengan muchos miles de euros, es necesario quitárselo a otros y esos otros son unos andaluces más pobres cada vez. El otro día el señor Diego Valderas, que en un acto de generosidad sin límites renunció a los estudios para hacerse padre de la patria, se encontró tres muertos donde menos se lo esperaba. La cosa ha sido en Alcalá de Guadaira, un pueblo con cárcel y alcalde progresista que al parecer cobra por demócrata en Madrid y por narices en el Ayuntamiento.

El señor Diego Valderas, viendo que el Guadaira también pasa por el Coronil, donde otro Diego de apellido Cañamero tiene mucha mano, ha mandado parar y ha trazado un plan de “pobreza Cero´” en Andalucía. Dice que no va a parar hasta conseguirlo.

    A Don Diego Valderas le tengo tan visto ese gesto como con prisa por ir de parranda y su evidente dificultad comprensora que hasta me inspira ternura. Como era semana de Copas y es un poco futbolero, entiendo que su necedad es disculpable, pues ya sabemos que sus buenos propósitos para el Recre quedaron con un 4-0 en contra, y su segundo amor, el Betis, veremos cómo acaba. En el Betis se ha colocado con muy buen sueldo un tipo incapaz que va a conseguir que el Betis descienda a 2ª o probablemente desaparezca. Se llama Stosic y es al fútbol lo que Diego Valderas a la política.