Follow by Email

miércoles, 22 de marzo de 2017

La gente

Indios navajos, que a sí mismos se veían como "La Gente"


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Cuando Pablemos, que juega al fútbol como un indio pide la lluvia, propone cambiar la Copa del Rey por una “Copa de la Gente”, piensa, ay, en la Copa del Generalísimo que copan Athletic y Barça, cuando en su casa (¡tres generaciones ya viviendo en el “establishment”!) todo iba dabuten, como cantaban los Glutamato, bajo la protección de los Vázquez-Prada de “Arriba” y los Puig Maestro-Amado de abajo, don Ezequiel, el del loden verde del “Gregory’s”, matemático y concejal interminable de Madrid.
No es que ahora Pablemos viva mal (beca de Blesa, nómina del Estado…), pero, si va en el tren (aquel tren de Gamoneda, ex pobre gracias a Zapatero), los niños le pintan la cara, y si dice que es profesor universitario, la gente (¡la gente!) se descojona, razón por la cual se mueve en la política con una neolengua que parece, hablando, la caricatura de un viajante navajo, tribu, por cierto (como a propósito del buen salvaje recuerda María Elvira Roca Barea), que se hacía llamar “dineh”, que significa “la gente”, “el pueblo”.
En España, al hilo del “hit” de “Up With People”, los españoles pasamos a llamarnos (exigencias del Consenso) “la gente” en el 78, cosa que a lo mejor no saben los atlantes del 78, como dice Hughes (¡atlantes del 78!).
Los españoles, “la gente”, y España, “Estepaís”, para redondear el mito del antifranquismo.

Con más gente a favor de gente / en cada pueblo y nación… /  Viva la gente… Etcétera.
Hasta hoy, que somos una “nación de naciones” (no porque lo diga Pablemos, sino porque fundamos naciones, como decían los americanistas que entrevistaba Alberto Guillén en “La linterna de Diógenes”). La “nación de naciones”, hoy, con más políticos por habitante, y nadie se cansa, que ahí está Savater fundando otro conventillo de nombre “Ahora” (para el himno siempre tendrán a Gilbert Becaud) en auxilio… ¡de la socialdemocracia! Tanto libro y tanta carrera (de caballos) y no ven que la socialdemocracia, aquí y “Ahora”, es… Mariano.