Follow by Email

domingo, 15 de noviembre de 2015

Hablemos del baile. Ya


Lina Tono
 
Hablo, sobre todo, acerca de la danza de música tropical, de lo que llamamos ordinariamente “chucu-chucu”, ese sabor que llevamos en la sangre por herencia, que nos calienta las vísceras en cualquier fiesta y nos recuerda de dónde venimos, así tiremos pinta de punkeros, de glameros, de metaleros o de hipsters de Nueva York. Me refiero al baile de esos ritmos que vienen del África y que en su camino hacia nosotros se untaron de indio y de blanco y que luego recibimos como legado, como la salsa en todos sus colores, el merengue, la bachata, el reguetón, la champeta, la marimba, el currulao, la puya, la cumbia, el porro y el bullerengue, entre muchos otros, incluyendo sus versiones más contemporáneas.