Follow by Email

lunes, 30 de noviembre de 2015

El Real Oviedo

Real Oviedo 72/73:
César, Djoric, Tensi, Juan Manuel, Chuso, Vicente,
 Javier, Iriarte, MARIANÍN, Galán y Uría

Francisco Javier Gómez Izquierdo

Hemos consumido un tercio de liga y mientras en Primera División al  Real Madrid le persiguen analistas y teóricos del fútbol ofensivo “maridado” -toda España es un océano de gustos- con el equilibrio defensivo y al Barça le entran siempre las cuarenta en esee particular subastado de a dos,  en 2ª División lidera la clasificación el equipo que menos pueda pensarse. Esta semana, el mío. El Córdoba.

         Había perdido Osasuna en El Sadar ante el Alcorcón, el once que esta temporada mejor ha jugado en mi presencia, por lo que la cabeza de este pelotón de veinte equipos rocosos, esforzados y tan parejos que uno no se atreve aún a separar el trigo de la paja se ofrecía al aspirante menos fallón. 
    
Venía el Real Oviedo a El Arcángel y la visita se me antojaba de prestigio, ya que un servidor vivió la gloria de aquel Marianín goleador antes de la llegada de los extranjeros y todas las tribus de la oriundez. Javier, Iriarte, Marianín, Galán y Uría era un quinteto de extraordinaria elegancia al tiempo que no se arrugaba ante el más pintado.  El Oviedo cae bien en todos los pueblos y ciudades del mundo, su propietario dicen que es el más rico de toda la Tierra, excepto en Gijón, y como esta temporada viene además con Esteban, el abuelo de la Liga, todo sus partidos los empieza con saludos y aplausos de las aficiones. Ponen los periodistas que es aspirante al ascenso, aunque creo que el Oviedo es menos de lo que nos quieren hacer creer, pero no deja de ser opinión muy particular.

      En portería, lo dicho, Esteban. En la defensa, un lateral derecho totalmente desconocido, Johanennsson, que le ha quitado el puesto a Fernández, un mozo que nació en el barrio en el que vivo y que salió de nuestra cantera; en la izquierda Peña, no tan abuelo como Esteban, pero casi. Le recordarán por sus trienios en Valladolid y Albacete. Como Sergio Egea vio mucho fútbol modesto en Madrid entrenando al Castilla, se llevó al Oviedo varios jugadores, imagino que de su agrado. Entre ellos dos centrales: Borja Gómez, valladar de la gesta conocida como Alcorconazo, y David Fernández, capitán que fuera del Guadalajara. El medio centro es Jonathan Vila, un gallego que en sus comienzos en el Celta no parecía tener techo. No me explico lo que ha pasado con este chico. Jon Erice, como buen navarro, brega y se parte la cara en el centro del campo y de vez en cuando pega cuatro voces a Borja Valle, un berciano que se hizo en la Ponferradina y que tampoco ha llegado donde prometía. El mejor de los ovetenses es Susaeta, al que el Alcorconazo también puso en la palestra. Escribí al club para que lo pretendiera y como lo fichó el Rayo insistí para que nos lo cediera. Imagino que en el Córdoba ni se molestaron en preguntar. Es jugador de Primera División, extraordinario lanzador de faltas y magnífico centrador desde la derecha. Algo malo debe tener que no conozco para que no haya llegado a la élite. A última hora, Sergio Egea pidió a Koné, un negrito que marcaba todos los goles del Rácing y al que se tuvo que vender para pagar la luz y el agua. Para mí que juega demasiado en punta, pero su entrenador sabrá. A Toché, un nómada de Murcia, lo veo mas delantero que Koné, pero aquí estuvo casi siempre en la izquierda. En El Arcángel faltó Linares, un punta molestón y mal encarado que suele desquiciar a las defensas rivales.  Poco más tiene el Oviedo digno de señalar.

     El Oviedo casi siempre pierde en El Arcángel, un estadio que le trae muy malos recuerdos. Esta vez ha sido 2-1 con otra genialidad de Fidel -véanlo en el yutube si les gusta el fútbol- y con un gol nuestro en fuera de juego y el de ellos de Toché con la mano, pero aún recuerdo cómo hace doce o trece años Moisés marcaba un gol que supuso el descenso a 2ªB de los ovetenses una tarde en la que me fui a casa con cierta pena por la desgracia del Oviedo. Después casi desaparece tras un doloroso peregrinar por la Tercera del que al parecer se apiadó Carlos Slim, el millonario al que han contado que el Oviedo tiene equipo para ascender.